El presidente Alberto Fernández viajó a las provincias de La Pampa y Neuquén donde se mostró convencido de que la economía “se va a recuperar”, tras el acuerdo con los bonistas externos y una vez superada la pandemia de COVID-19. De hecho, expresó que su gobierno ya está trabajando para la pospandemia. En el marco de su propuesta de federalizar realmente el funcionamiento político del país aseguró que uno de sus desafíos es “llevar desarrollo a la Argentina, hacer que crezcan los lugares que estuvieron postergados todos estos años y eso hay que hacerlo trabajando con los gobernadores”.

“La Argentina no nació el día que yo llegué al gobierno, ni va a morir cuando me vaya. Tenemos que construir la Argentina entre todos y todas, y que no sea patrimonio de unos u otros, que sea de los argentinos”, sostuvo el Presidente durante una conferencia de prensa que ofreció junto al gobernador Omar Gutiérrez en el Centro de Convenciones Arrayanes de Villa La Angostura.

Fernández, en su empeño por sellar la “grieta”, destacó la oportunidad de los argentinos para “construir otro país, de construirlo de otro modo, no con la lógica que la Argentina tiene desde tiempo inmemorial, sino construirla entre todos y todas, que la Argentina sea de los argentinos”.

Acompañado por ministros y funcionarios, Fernández compartió con los gobernadores Sergio Ziliotto (La Pampa) y Omar Gutiérrez (Neuquén) recorridas y visitas a obras que se están desarrollando en esas provincias, con el aporte del Ministerio de Obras Públicas, que conduce Gabriel Katopodis, un día después de haber anunciado las regulaciones para la nueva etapa de aislamiento obligatorio para los distritos con circulación comunitaria de la Covid-19.

Su primera escala fue en la ciudad de Santa Rosa, donde realizó una primera ronda de prensa en la que hizo hincapié en la desigualdad social: “La política tiene un contenido ético central y no hay nada menos ético que hacerse el distraído frente a la desigualdad que uno observa”. Este será el objetivo indicó que retomará “cuando todo esto pase”. Luego partió hacia la ciudad neuquina de Villa La Angostura, en el marco de la agenda federal que desarrolla desde el mes pasado, con el foco puesto en la reactivación económica pospandemia.

La visita a La Pampa y Neuquén son parte de un recorrido por las provincias que comenzó el 21 de mayo y que ya lo llevó a Santiago del Estero, Tucumán, Misiones y Formosa y que continuó el viernes.  En La Pampa, firmó convenios con el gobernador Ziliotto por más de 2.020 millones de pesos para obras y viviendas, Fernández se mostró convencido que “después de la pandemia Argentina comenzará con un nivel de producción muy alto y la economía se va a recuperar”.

En ese sentido, ratificó que su gobierno seguirá “auxiliando a todas las pymes para que no se produzca desempleo” y destacó que en medio de la actual emergencia sanitaria, el Estado nacional asistió a 250 mil pymes y a 141 grandes empresas”.

Durante la conferencia que compartió con el gobernador Ziliotto, Alberto Fernández adelantó que el gobierno “está revisando el cuadro tarifario de los servicios públicos” de cara al segundo semestre del año, tema en el que, sostuvo, ya está trabajando el ministro de Economía, Martín Guzmán.

Ya en la turística de ciudad de Villa La Angostura, Fernández pronosticó que si se resuelve el pago de la deuda a los bonistas externos “el despegue de la economía argentina va a ser magnífico” y apuntó al desarrollo de Vaca Muerta  porque “ocupa un rol central” debido a su impronta exportadora.  

Hasta el sábado al mediodía el presidente permanecerá en Villa la Angostura.