El presidente Alberto Fernández, sin nombrarlo, criticó duramente a su antecesor, Mauricio Macri, quien se encuentra en Estados Unidos, al tiempo que afirmó que en pocas horas el jefe de Gabinete, Juan Manzur, acompañará al ministro de Economía, Martín Guzmán, en la misión que continuará las negociaciones con el FMI. “A la deuda le decimos que no”, dijo enfáticamente el presidente.

Se refirió a la imagen que circuló con Macri sonriente, cenando en Miami con el ex ministro de Economía y responsable del acuerdo con el FMI que generó la actual deuda, Nicolás Dujovne, entre otros comensales: “Yo no ando brindando con los acreedores”. Aseguró además, que “los millones de dólares de la deuda no los paga una entelequia que se llama la Argentina: lo pagamos todos”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El mandatario también aseguró que “somos defensores de siempre de la educación pública. Somos los hijos de la universidad gratuita que disputo Perón. Los que reivindicamos a los maestros y a las maestras. A la educación le decimos que sí, definitivamente”.

El presidente efectuó su discurso en el hipódromo de San Miguel de Tucumán, al término de una jornada agitada, en la que visitó varias localidades en la provincia. Recorrió en La Cocha una planta de chacinados y salazones de clúster porcino, una fábrica de dulces en Simoca y la sede que albergará a una agrupación de Gendarmería Nacional, en Aguilares. Junto al jefe de Gabinete, Juan Manzur, y otros funcionarios, el mandatario planteó que “los que ahora dicen que tienen todas las soluciones nos dejaron plantada una deuda de 19 mil millones de dólares”.

Fernández llamó a la unidad del Frente de Todos y criticó a la oposición de Juntos por el Cambio por “proponer como salida los mismos remedios de siempre, que hasta el día de hoy estamos pagando”, en referencia a la deuda contraída por el gobierno de Mauricio Macri con el FMI.

La recorrida en Tucumán

Todo nuestro esfuerzo está concentrado en que la Argentina crezca con más producción y más empleo. Son las dos cosas que nos hacen falta”, aseguró Alberto Fernández al visitar en La Cocha una planta de chacinados y salazones de clúster porcino.

Fernández destacó que “la pandemia nos generó una nueva división. Basta de divisiones en la Argentina. De una vez por todas, todos tomados de la mano, caminando por el mismo futuro, por la misma igualdad y más justicia social. Vamos a decirle sí a la vida que queremos, al trabajo, a la producción, al turismo, a los argentinos y argentinas que merecen el país que aún no pudimos construir”.

El Jefe de Estado, que se comprometió a trabajar “incansablemente para que nuestro Norte crezca sin pausa y se desarrolle”, estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Juan Manzur; los ministros de Seguridad, Aníbal Fernández, y de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Claudio Moroni; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello; y el gobernador interino provincial, el vicegobernador Osvaldo Jaldo.  

La iniciativa de La Cocha se pudo concretar con aportes nacionales, provinciales y municipales, la cual completadas todas las inversiones, probablemente en el plazo de un año, sumará unos 120 millones de pesos. Además, por un acuerdo con el gobierno provincial, reviste el estatus de Ente Autárquico.

El área de producción abarca 750 metros cuadrados e incluye una cámara de recepción para 150 medias reses, otra de enfriado de cortes y una tercera para salazones con capacidad de 1.800 kilos.

En Simoca el presidente Fernández recorrió la Fábrica de Dulces Regionales Dulky, que hará foco en el procesamiento de la batata, entre otros frutos típicos de la provincia. Se trata de la primera industria de esa localidad sureña para su puesta en marcha.

 La planta, equipada con última tecnología de la industria alimentaria, generará más de 100 puestos de trabajo de forma directa e indirecta. Además, la iniciativa posibilitó la reconversión productiva de un predio que durante décadas estuvo abandonado y en el que funcionaba un matadero municipal.

Dicho emprendimiento también beneficiará a 29 familias de la zona que producen batatas, a agricultores de la región que serán potenciales proveedores y a jóvenes ingenieros y técnicos que podrán desarrollarse económicamente cerca de sus lugares de residencia.

Por último, Fernández recorrió en Aguilares el edificio que albergará a una agrupación de Gendarmería Nacional, que trabajará junto a la Policía provincial en la prevención de delitos federales. La base del escuadrón, compuesto por unas 200 mujeres y hombres, fue construida en un predio donde había una hostería municipal, sobre la Ruta 38 y el arroyo Barrientos.