El presidente Alberto Fernández cenó este lunes con el expresidente del Estado Plurinacional de Bolivia y Jefe Nacional de Campaña del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales Ayma, en la Residencia Presidencial de Olivos, tras el triunfo de Luis Arce, ex ministro de Economía de Evo, como presidente en las elecciones del domingo. 

El mandatario felicitó a Evo por el triunfo contundente del MAS y Morales agradeció el apoyo del Estado y pueblo de Argentina y su presidente Fernández. Es que casi un año atrás, en noviembre de 2019, tras el golpe de Estado en Bolivia, Fernández dio asilo político a Evo en Argentina y logró así salvar su vida y la del entonces vicepresidente boliviano Álvaro García Linera.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

También podés leer: La wiphala ganó por nocaut

Este lunes la dirigencia política argentina ponderó la vuelta de la democracia al país vecino tras un año de gobierno de facto encarnado en la dictadora Jeanine Áñez.

También podés leer: «Un acto de justicia»: Alberto Fernández y CFK celebraron el triunfo del MAS en Bolivia

Durante la cena, Morales también evocó a Néstor Kichner por su amistad y respaldo al Proceso de Cambio en Bolivia, y expresó su afecto y gratitud tanto a él como a la actual vicepresidenta Cristina Fernández.

Del encuentro participaron el Secretario General de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA) y Diputado Nacional Hugo Yasky y el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados de Argentina, Eduardo Valdés.

A su vez, el primer presidente del Estado Plurinacional de Bolivia agradeció a través de Yasky a todas las organizaciones sindicales y movimientos sociales por su solidaridad con el pueblo boliviano en el camino de la construcción de una Patria Grande.

También podés leer: Bolivia y la memoria popular