«Me apuran para cerrar con el Fondo pero no aprueban el Presupuesto». El descargo del presidente Alberto Fernández contra la oposición llegó ayer durante el acto de asunción de Máximo Kirchner al frente del PJ bonaerense. El jefe de Estado no ahorró críticas, le pidió «honestidad intelectual» a los legisladores de Juntos por el Cambio y arremetió contra la Corte Suprema, al tiempo que arengó a los peronistas a sumar «a los que se fueron» para ganar en 2023.

Fernández fue el último orador del acto que se realizó en la Quinta 17 de Octubre de San Vicente, donde descansan los restos del expresidente Juan Domingo Perón. En un escenario montado bajo la arboleda y a metros del mausoleo, Kirchner fue presentado como nuevo jefe del partido a nivel provincial por los próximos cuatro años, luego de haber sido elegido en mayo pasado.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El evento convocó a toda la dirigencia del Frente de Todos, desde el gobernador Axel Kicillof, la vicegobernadora Verónica Magario, el histórico dirigente Lorenzo Pepe, el excanciller Felipe Solá, ministros nacionales y provinciales e intendentes. Hubo marcha peronista, banderas y también merchandising. El acto arrancó pasado el mediodía, luego de dos horas de espera a pura música de Los Redondos y cumbia, con la proyección de un video que recopilaba imágenes de Perón, Evita y de Néstor Kirchner, que se llevó una ovación.

Al hablar, el presidente recordó su relación con el fallecido expresidente, reivindicó los valores del peronismo y le respondió a Juntos por el Cambio por la sesión del viernes. «Tengan un poco de honestidad intelectual», les reclamó y advirtió que, aunque lo dejen sin Presupuesto, va a seguir defendiendo los mismos intereses. «Dense cuenta de que estamos tratando de resolver los problemas que ustedes crearon: al menos callen por vergüenza. A Cristina (Kirchner) la dejaron sin Presupuesto en 2010 y ahora a mí. Seguiremos gobernando porque sabemos qué intereses representamos: los de los que menos tienen, lo más postergados y desposeídos», dijo.

También criticó duramente a la Justicia por actuar de acuerdo a «determinados intereses» y de manera «torcida», y recordó que cuando impulsó cambios le achacaron trabajar para la impunidad de la vicepresidenta. «Cristina no necesita ninguna ley, ningún decreto mío. Sé quién es, se está defendiendo, se bancó todos los procesos, puso la cara y mostró su inocencia. ¡Basta, muchachos! Y yo no paré ningún proceso. Basta de mentirle a la gente», señaló en medio de un fuerte aplauso.

Ya en el final, habló de fortalecer al PJ y llamó a convocar a todos, también a los que se fueron del partido. «No nos han vencido», dijo y comenzó a entonar las estrofas de la canción de la Juventud Peronista junto a los presentes. En ese momento, los alentó a mirar a 2023. «Va a ser nuestro y vamos a ganar, pero para hacerlo aprendamos lo vivido, escuchemos a nuestros vecinos, todas las voces, abramos los brazos y traigamos a los compañeros que se fueron, a los que no estuvieron con nosotros».

En la misma sintonía, Máximo también llamó a «abrir el PJ» y envió un mensaje esperanzador de cara al futuro. «Pongámosle ganas, es difícil pero se puede salir adelante, ya lo hicimos una vez y tenemos que darnos la oportunidad de creer en nosotros mismos. Vamos a sacar el país adelante, cueste lo que cueste», afirmó y adelantó que el interior bonaerense va a tener un rol destacado en su gestión al frente del partido.

Dedicó unos párrafos al debate parlamentario del viernes en el que el bloque oficialista sufrió el rechazo al presupuesto presentado por el ministro Martín Guzmán, y aseguró que la oposición «quiere un país para pocos». También repartió palos al Poder Judicial y al mediático y consideró que «tiene bajo acoso» al presidente. «No nos dan miedo las peleas ni las tapas de los diarios», avisó.

Aunque sin nombrarlo, el jefe del bloque de diputados del Frente de Todos envió también un tiro por elevación al intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, quien planteó un recurso judicial para impedir que asumiera al frente del partido. Dijo que nunca acudió a «ningún palacio judicial» para denunciar a ningún compañero que hoy integra el Frente de Todos ya que «las diferencias hay que saldarlas políticamente».

Kirchner compartió escenario también con Gustavo Menéndez, presidente del PJ hasta hace unos días, y con la vicegobernadora Verónica Magario. Al abrir la ronda de oradores, el exintendente de Merlo se mostró más conciliador con Gray y lo llamó a trabajar junto a Kirchner. «Quiero que estemos todos acá, quiero que Fernando lo acompañe a Máximo», señaló y aclaró que jefe de los diputados del Frente de Todos fue elegido por sus virtudes y no por su apellido. «Nadie le regaló nada», subrayó.

Magario, en tanto, aseguró que los peronistas tienen que “dar una larga pelea” y recordó que el gobierno de Cambiemos y de la exgobernadora María Eugenia Vidal dejaron a una provincia “devastada”. También cuestionó a la ahora diputada nacional por CABA por mudarse de distrito. «¿A qué intereses responde?», preguntó, y se respondió: «A los intereses de los que más tienen y no al pueblo».  «