“En un explícito retroceso en nuestra democracia, mientras en Tucumán se desarrolla el juicio a los genocidas del Operativo Independencia, Macri los incluye en sus actos. De esa “Independencia” no habla el Presidente, pero permite su reivindicación. También convocó a Aldo Rico, uno de los carapintadas que atacaron la democracia”, cuestionó la agrupación H.I.J.O.S. Capital.

“Esto es más que la complicidad del silencio”, aseguró la organización de defensa de los derechos humanos y agregó: “Esto es la inclusión de quienes marcaron la historia de nuestro país con la violencia de Estado”.

Con cinismo y provocación, el propio Rico respondió a las críticas en varias entrevistas radiales y sostuvo: “No hago autocrítica por la sublevación de Campo de Mayo”.

El presidente del Centro de ex Combatientes Malvinas de La Plata (CECIM) Mario Volpe también hizo su descargo sobre la presencia de ex militares acusados por delitos de lesa humanidad mientras impulsan desde su organización las causas por torturas a soldados en la Guerra de Malvinas. “Nosotros no desfilamos con torturadores”, dijo tajante Volpe y cuestionó la decisión del gobierno nacional de incluirlos en los actos oficiales: “No participamos porque no pensábamos desfilar junto a individuos que se han alzado en contra de la democracia. Es un hecho muy grave que aparezca Aldo Rico con un uniforme militar, habiendo sido depuesto de las fuerzas armadas”. El titular del Cecim recordó: “Todavía hay causas pendientes por torturas y estaqueamientos contra los propios soldados por la propia tropa”.

Voceros del Ministerio de Defensa se despegaron de la decisión de incluir a Rico en los festejos e insistieron con que la organización de la participación de los veteranos de Malvinas en el acto fue responsabilidad de los centros de ex combatientes. Desde la cartera que encabeza Julio Martínez no se refirieron a las otras presencias polémicas, como el teniente coronel retirado Emilio Nani, defensor de la última dictadura militar y los “ex combatientes” del Operativo Independencia en Tucumán.

Sobre esto también se pronunció la Secretaría de Derechos Humanos de Tucumán: “Es inaceptable, que en estos momentos, cuando se está llevando a cabo en la provincia, la Mega causa Operativo Independencia. Esta presencia es una afrenta, no sólo a las víctimas y familiares sino a la sociedad toda”.