El gobierno analiza lanzar en las próximas horas medidas para auxiliar a monotributistas y trabajadores no registrados. El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, detalló ayer que el Gabinete Económico Social se está encargando de la cuestión.

«Se está evaluando la situación. El tema ya fue planteado por el presidente (Alberto Fernández) para los monotributistas y los trabajadores informales, como taxistas, mozos, azulejistas, jardineros; mucha gente que gana la diaria y que no está en situación de pobreza, pero que vive de eso, y hoy tiene dificultades», precisó Arroyo en diálogo con Radio Mitre. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Según Arroyo, ese colectivo alcanzaría a medio millón de personas, aunque no dio precisiones acerca de los cálculos realizados para arribar a esa cifra. Se estima que en la Argentina hay unos 5 millones de trabajadores no registrados que por el tipo de actividad que desempeñan podrían estar de licencia obligatoria sin percibir ningún tipo de ingreso, aunque muchos de ellos forman parte de familias que perciben la Asignación Universal por Hijo o el Salario Social Complementario. 

Al mismo tiempo, un estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) publicado días atrás indicó que unos 500 mil monotributistas tampoco tienen cubierta su licencia. De ser así, la cifra total de personas que han visto mermar sustancialmente sus ingresos podría ser mucho más amplia que la cifra que maneja Desarrollo Social. Por otro lado, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), también está trabajando sobre el tema toda vez que una reducción de la carga del monotributo tendría un impacto recaudatorio. Una fuente le dijo a Tiempo que en ese organismo se están analizando “distintos mecanismos para aliviar la situación de los diferentes sectores, como los monotributistas”. 

De acuerdo con esta persona, el objetivo sería “ofrecer una respuesta integral” para lo cual se está trabajando “en conjunto con otras áreas del gobierno”. Respecto de los formatos que podría tener ese alivio, el funcionario señaló que no se descarta “ninguna herramienta”. El gobierno ya anunció un bono especial de $ 3100 para beneficiarios de la AUH y por Embarazo, y una suma adicional por única vez de $ 3000 a beneficiaros de planes sociales, y jubilados y pensionados que cobran la mínima.