El secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, visitó Misiones el último jueves, donde presentó de manera oficial el Programa Nacional de Compactación (Pronacom) de vehículos secuestrados por la Justicia y dio inicio a un seminario sobre crimen organizado en Posadas.

Allí fue entrevistado por el diario Primera Edición y relató sus inquietudes con respecto a la relación entre algunos argentinos con el grupo terrorista ISIS. «Hay ciudadanos que han ido y han vuelto, al país o a países vecinos como Uruguay. Estamos trabajando para evitar ese fenómeno de ‘células dormidas’, porque la experiencia nos dice que una o dos personas con pocos recursos pero mucha decisión pueden generar un desastre, como lamentablemente sucedió en Europa o Estados Unidos”, aseguró Burzaco, que agregó que «las áreas de inteligencia de las cuatro fuerzas federales y la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) trabajan en ese tema».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Pasaron cuatro días y el número dos de Patricia Bullrich tuvo que salir públicamente a aclarar sus dichos, alarmantes por cierto: “Hice sólo una apreciación general a una denuncia sobre la posible presencia de miembros de ISIS en la provincia de Corrientes. Pero seguimos esa línea de trabajo y al momento no encontramos nada en ese sentido”

Asimismo, el funcionario respondió que la cartera de Seguridad “no pudo confirmar algo concreto» sobre la versión de que un grupo entrenaba extremistas en nuestro país. Además, Burzaco opinó sobre la detención de personas vinculadas con la organización Maras.»Hay bandas locales que pueden adquirir características de grupos de otros países como las ‘maras’, pero no veo un fenómeno de ese tipo en la Argentina. No obstante, igual hay que prestar atención por esos grupos que pueden copiar el accionar de esas organizaciones», afirmó.

Sobre el accionar del gobierno nacional frente al narcotráfico, citó que a principios de año recorrió la frontera con la ministra del área, Patricia Bullrich, y se refirió específicamente a Chaco, Salta, Jujuy, Formosa y Misiones como una zona «caliente» para el narcotráfico. «Sabemos que por esas provincias ingresa una buena parte de la marihuana y cocaína que entra al país. Y en ese sentido hemos tomado una decisión estratégica, que es volver a reforzar la zona fronteriza con mayor presencia de Prefectura y Gendarmería, a la vez que tenemos como meta equipar sostenidamente a esas fuerzas con nuevas tecnologías», indicó.

“Se sabe que por donde pasa la droga, algo queda», añadió y dijo que «eso termina afectando también a las poblaciones locales, no sólo a las grandes ciudades. Por eso creemos que es fundamental el trabajo en equipo con las fuerzas provinciales». Respecto a la triple frontera, el secretario destacó el trabajo que viene manteniendo el gobierno argentino «intercambiando informaciones e inteligencia con Brasil y Paraguay».

«El tema del terrorismo es un tema que nos ocupa y que nos obliga a entrecruzar datos. En ese sentido es que hemos creado lo que llamamos ‘Centros de Fusión’, donde convergen áreas de inteligencia de las distintas fuerzas, para compartir información. Estamos con los ojos abiertos en ese tema, recomponiendo relaciones con los vecinos de la región, cuestión clave en el tema», agregó.