La aparición de una decena de imágenes de un carrito de copos de nieve en inmediaciones de la vivienda de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en los días previos a que intentaran atentar contra su vida fortaleció la hipótesis investigativa que señala que los agresores realizaron medidas de inteligencia previa, según señalaron fuentes vinculadas con la pesquisa.

Ocurre que Brenda Uliarte, la pareja del atacante Fernando Sabag Montiel, solía trabajar en la venta de copos de nieve, tal como lo manifestó en una entrevista concedida al canal televisivo Telefe, en el que además presentó a un grupo de supuestos compañeros de trabajo con los que compartía el emprendimiento.

Télam pudo acceder a una serie de imágenes que ya están en manos de los investigadores y que dan cuenta de la presencia del carrito a metros de la casa de la expresidenta desde el día siguiente al pedido de condena por parte del fiscal Diego Luciani, en el marco de la causa Vialidad, justo cuando comenzaron las manifestaciones de apoyo a Fernández de Kirchner.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«¿Qué hacía un carro de venta de copos de nieve en medio de una manifestación de apoyo frente a la puerta de la casa de la vicepresidenta en el corazón del barrio porteño de Recoleta? ¿Era una tapadera para realizar tareas de inteligencia y observar cómo se desarrollaban las manifestaciones y como se desenvolvía la exmandataria y su equipo de seguridad?».

La primera imagen, del 23 de agosto, permite ver a un grupo de personas que se manifiestan con una bandera de apoyo a Fernández de Kirchner mientras, de fondo, pueden observarse los copos de nieve.

La siguiente de las imágenes detectadas por los investigadores es del 27 de agosto y, otra vez, entre la multitud se ve que sobre sale el mismo producto azucarado y teñido de pastel.

De ese día hay más de 5 imágenes en las que se puede ver a los carritos cuyo significado se habría resignificado para la investigación: son imágenes de cámaras de seguridad, pero también de canales de televisión y hasta tomadas por militantes que participaron de las manifestaciones. Las imágenes forman parte de un informe que recibió la jueza federal María Eugenia Capuchetti en cuyo juzgado, además, también su equipo trabajó en la observación de videos y fotografías.