La Cámara de Diputados empieza a debatir el proyecto de ley del Ejecutivo que propone modificar las alícuotas del impuesto a las ganancias para las empresas. La iniciativa modifica la reforma tributaria sancionada en 2017 por el gobierno de Mauricio Macri, estableciendo una nueva escala progresiva de este tributo para las empresas.

La cita será el lunes a las 14, en una reunión informativa de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, que preside el oficialista Carlos Heller, quien invitó al debate a la titular de AFIP, Mercedes Marcó del Pont (AFIP) y a Roberto Arias, secretario de Políticas Tributarias del Ministerio de Economía.

Los dos funcionarios también habían participado del debate de la exención de ganancias a 1.267.000 trabajadores y jubilados en relación de dependencia, que se convirtió en ley el pasado 9 de abril en el Senado.

Bajo un esquema de segmentación, aquellas sociedades con ganancias imponibles de hasta 5 mil millones de pesos pagarán una alícuota del 25%; las que tengan entre 5 mil y 20 mil millones abonarán el 30%, y, finalmente, por ganancias superiores a los 20 mil millones pagarán el 35%.

Según estimaciones del oficialismo, de convertirse el proyecto en ley, habrá una reducción del impuesto para el 90% de las empresas, en su mayoría pymes, y solo el 10% pagará una alícuota más alta que la actual.

La cartera económica que preside Martín Guzmán pensaba esta ley con la finalidad de compensar fiscalmente el dinero, más de $40 mil millones que perderá el fisco, ante la aplicación de la norma que exime de ganancias a los asalariados que ganen hasta $ 150.000 brutos.

El gobierno había enviado un proyecto anterior al parlamento, que incluso Alberto Fernández incorporó en el temario de sesiones extraordinarias. El texto proponía una prórroga de la suspensión de la reforma tributaria de la administración de Mauricio Macri, que este año volvía a estar vigente tras el congelamiento de 2020 y reducía de 30% a 25% el impuesto sobre todas las empresas.

Desde Juntos por el Cambio, ya adelantaron que no van a acompañar la iniciativa. El argumento es que se busca instalar un “alivio fiscal” que no es tal. Desde ese espacio político señalan que si bien buscan dejar el 25% para un tramo de ganancias, otras empresas deberán pagar el 30% y el 35%, según el caso.

Además, apuntan a que la progresividad del impuesto no opera como la progresividad del impuesto a las ganancias sobre las personas físicas. En las personas físicas prácticamente toda la carga recae sobre el contribuyente, mientras que las empresas tiene la capacidad de trasladar su impuesto a los consumidores en los precios.

La Comisión también tratará el Consenso Fiscal 2020, que desde febrero pasado cuenta con la sanción del Senado. Se trata del acuerdo al que arribaron en diciembre de 2020 el presidente, Alberto Fernández, y gobernadores y vicegobernadores de 21 de las 24 provincias, por el cual se suspenden hasta el 31 de diciembre las exenciones y reducciones impositivas pactadas en 2017.