El dirigente de Unidad Popular y Coordinador del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP), Claudio Lozano presenta el Informe sobre “Gobiernos progresistas en América Latina”, elaborado por Horacio Fernández, que se obtuvo del resultado del debate organizado por la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE) y la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores Estatales (CLATE).

Ante los diez años de experiencias progresistas en América Latina, durante el debate desarrollado en Montevideo surgieron dos líneas principales para la consideración de estas experiencias. Por un lado el efecto que en términos de postergación de las estrategias de cambio productivo produjo en la región la posibilidad de disponer de elevados precios internacionales para sus materias primas y commoditties.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En la misma línea, la fuerte contradicción que se observa entre el planteo de “regionalismo desafiante” que se expresara con el No al Alca y los bajos niveles de integración económica efectiva desarrollados en los últimos quince años. También el papel complejo y contradictorio que ha jugado y juega una potencia extrarregional como China. La otra línea de análisis que permite profundizar el balance y la diversidad de las experiencias tienen que ver con la relación compleja y contradictoria que se ha dado entre las gestiones gubernamentales y las organizaciones populares.”

“Lo que tenemos en claro es que si las desigualdades y las dominaciones son múltiples, las luchas que en la región quebraron la hegemonía de la década neoliberal también lo fueron: trabajadores, pueblos originarios, luchas de género, campesinos, militantes ambientalistas, experiencias partidarias,  fábricas recuperadas etc. Es desde la construcción de un espacio que debata en autonomía y pueda articular esas multiplicidades, que se darán las condiciones para enfrentar no solo intentos de restauración por derecha si no también y lo que es más importante, las condiciones de un orden social distinto. Si respetamos esa multiplicidad de origen, la articulación no supondrá una subordinación a una dominación o desigualdad más jerarquizada políticamente que otra”, especifica un fragmento del informe firmado por Horacio Fernñandez.