Mientras Sergio Massa continúa sumando muestras de solidaridad después de haber denunciado un robo en sus oficinas, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, sostuvo que con la información que hay sobre el episodio “todavía no alcanzan como para dar una respuesta de si fue un robo normal o no”. El diputado nacional Daniel Arroyo fue más contundente: “No hay duda de que fueron a espiarlo”.

“Hay un dato que no cierra: si alguien va a robar es difícil que entre en la computadora de una persona. La lógica es que si va a robar, se lleve las cosas y punto”, analizó Bullrich en diálogo con radio La Red.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Hablé con Massa -continuó la ministra- porque entraron a robarle y miraron información. Nos interesa saber si hay otra connotación diferente”. Además, Bullrich precisó que la investigación es llevada adelante por los funcionarios judiciales y del Ejecutivo porteño. Entre otros datos, la ministra comentó que al momento de la intrusión en las oficinas partidarias, también se registraron robos en otros departamentos del edificio ubicado en Avenida del Libertador al 800.

Por su parte, Arroyo, que integra el interbloque Red por Argentina aseguró en FM La Patriada que se trata de “un edificio en el que solo hay papeles y cuestiones administrativas, es obvio que lo fueron a espiar”.

Al mismo tiempo el dirigente massista subrayó que el sugestivo episodio ocurre cuando su espacio está trabajando en pos de la unidad de la oposición.