El debate fue breve. “Por falta de tiempo” el titular de la Comisión de Finanzas, el macrista Eduardo Amadeo, paso el dictamen a la firma ni bien se cumplió el plazo de media hora para garantizar el quórum de las tres comisiones que se reunieron en plenario para debatir el tema.

El tratamiento también fue breve. En una trámite exprés propio de los mejores tiempos del kirchnerismo el proyecto que ingresó el lunes, obtuvo dictamen hoy (jueves) y será tratado la semana que viene en el pleno de la Cámara Baja.  

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Pese a que Cambiemos ya tenía el dictamen de mayoría el debate se extendió por casi una hora. El oficialismo hizo hincapié en la necesidad de la reforma para poder facilitar el acceso al financiamiento para las PyMES. Desde la oposición se cuestionó la falta de regulación y se advirtió sobre los riegos que una norma laxa puede generarle a la economía doméstica.

El debate comenzó con la palabra del diputado Guillermo Carmona (FpV-PJ), quien adelantó que la bancada kirchnerista presentará un dictamen de minoría. “Es un proyecto que, en caso de aprobarse, va a generar un contexto muy complicado en el futuro”, alertó.

En ese mismo tono se expresó el ex ministro de Economía, Axel Kicillof que si bien reconoció que es tema es complejo porque “Si uno regula muy fuerte los capitales se van a otro lado, si no regula los capitales se hacen las fiesta”, enfatizó la necesidad de regular la actividad.

En tanto Kicillof también advirtió sobre la posibilidad que da la norma de “abrir el mercado argentino a la especulación del mercado internacional”.

Desde el massismo, el legislador Marco Lavagna dijo que a pesar de “coincidir en general con el capítulo de las PyMEs”, en el dictamen de minoría que presentaron una serie de modificaciones que tienen que ver con “un capítulo nuevo sobre financiamiento” y una ampliación de las facultades del Banco Central “para que tenga el monitoreo de reservas técnicas”.

Por otra parte, Kicillof cuestionó duramente “la quita de controles” a la Comisión Nacional de Valores. “Compartimos el objetivo de hacer más amplio el acceso al mercado, pero esta es una ley que tiene varios aspectos absolutamente contrarios a que el mercado de capitales sea buenito y lindo para las PyMEs”, señaló el exministro de Economía.

En tanto, Carlos Heller (Solidario SI) criticó el tratamiento exprés que está recibiendo la norma. “Me cuesta entender la urgencia del tratamiento exprés de una cosa de tan magnitud; que amerita que se convoque a especialistas, que se escuche con amplitud a todas las opiniones”, manifestó.

Heller, además señaló que  que el proyecto “va por el camino errado” y resaltó que la ley que rige actualmente “no es tan vieja” ya que se votó en 2012, con “amplio consenso”, e incluso fue apoyada por Alfonso Prat Gay, exministro de Hacienda y Finanzas de Cambiemos.

El oficialismo, en principio, no registró las críticas aunque no se descartan que el proyecto pueda sufrir cambios en el recinto. Según los referentes de Cambiemos el proyecto busca otorgar facilidades para el acceso al crédito e instrumentos para facilitar las inversiones de largo plazo. Incorpora las letras hipotecarias y crea una factura de crédito electrónica para MiPyMEs que permitirá descontar ese documento en el mercado ya que tendrán un plazo legal como si fuera un cheque, y así evitar las tasas usureras que afectan a estas pequeñas empresas.

El nuevo proyecto también crea las condiciones legales para el funcionamiento de fondos cerrados de inversión, incluyendo eliminación de impuestos.