Con el chip ya en modo campaña, Axel Kicillof realizará mañana su primera gira por el interior bonaerense en busca de revertir el resultado de las PASO. El gobernador recorrerá en el arranque tres distritos de la Séptima, una sección electoral clave que elige senadores y en donde el Frente de Todos no llegó al piso para acceder a una banca. El jueves visitará Lomas de Zamora, y el viernes, en el arranque del finde XL, estará en Villa Gesell.

En la primera parada de la campaña, Kicillof tiene previsto mañana visitar Roque Pérez, Saladillo y Bolívar, tres distritos de esa sección del centro bonaerense que es difícil para el peronismo. Allí, en la elección para senadores provinciales, Juntos sacó 51% de los votos el 12 de septiembre, mientras que el oficialismo obtuvo 30% y quedó a tres puntos del piso del 33% necesario para poder ganar un escaño.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Según la agenda prevista, Kicillof recorrerá una escuela secundaria y obras viales, entregará escrituras sociales y también patrulleros y ambulancias. Además habrá reuniones con empresarios, comerciantes, productores rurales y vecinos, con la idea de recuperar en parte la mística de la campaña 2019, esa que lo llevó a ganar por amplia diferencia frente a María Eugenia Vidal.

“La idea es estar cerca de la gente y de los actores locales. Cercanía a full”, explicaron a Tiempo desde el entorno del gobernador sobre la impronta que tendrá la campaña proselitista de cara al 14 de noviembre. El objetivo es que haya más apariciones de Kicillof, más presencia en el territorio, tal como le reclamaron los intendentes tras la derrota. El esquema será siempre el mismo: combinará actos de gestión -hasta que comience la veda- y muchas actividades con actores locales de la sociedad civil y, claro, con los candidatos seccionales y locales.

El jueves, en tanto, Kicillof visitará Lomas de Zamora, el distrito de su jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, donde el oficialismo ganó pero apuestan a ampliar la participación en las urnas. “Con Martín jugamos de memoria”, apuntó hoy el gobernador sobre la relación con el ex intendente, que se sumó a su gabinete como parte de los cambios obligados tras las PASO. Dijo lo mismo de Leonardo Nardini, flamante ministro de Infraestructura y Servicios Públicos, y de Cristina Álvarez Rodríguez, quien se incorporó como ministra de Gobierno. “Estamos funcionando muy bien”, resumió sobre los nuevos funcionarios. Y acotó que son “conocidos, amigos y compañeros”.

Finalmente, también en modo campaña, Kicillof llegará el viernes a Villa Gesell, otro distrito donde el FdT perdió frente a la oposición. Lo hará en el arranque del fin de semana extra largo en el que tanto el gobierno nacional como provincial tienen gran expectativa puesta por el movimiento turístico y económico que generará el feriado.

A diferencia de las PASO, donde se hizo más énfasis en la vacunación, el eje central de la campaña pasará ahora por la recuperación económica. “Queremos que se recupere lo más rápido posible la economía”, sostuvo hoy Kicillof al hablar del objetivo del oficialismo, ahora que la vacunación está entrando en su fase final. “Tenemos que seguir cuidando a nuestra gente. Y como antes lo hicimos con la vacuna, ahora hay que hacerlo con la economía, estar como Estado ayudando y asistiendo”, cerró.