La ex presidenta Cristina Fernández denunció públicamente que el juez federal Claudio Bonadio intentará meter presa a su hija Florencia en el marco de la denominada causa Los Sauces.

«Bonadio intentará privar a mi hija Florencia Kirchner de su libertad en la causa denominada Los Sauces», publicó en Twitter.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Su hija fue citada a indagatoria el próximo lunes, un día antes que CFK. En ese contexto, la ex mandataria presentó a la justicia un pedido de exención de prisión para Florencia.

«A la fecha de constitución de Los Sauces S.A., mi hija recién había alcanzado a cumplir sus 16 años», explicó y agregó: «Dado que la crisis resulta ya inocultable, se pretende seguir avanzando en esa línea y generar nuevos episodios distractivos que alejen a la gente de los problemas reales», agregó.

Cristina menciona que tras revelarse las escuchas que la involucraron junto a Oscar Parrilli, el 13 de febrero el Banco Central realizó una reunión con sus gerentes encabezada por Federico Sturzenegger. “Durante el desarrollo de la misma, se exhibió un power-point que terminó con la foto de mi hija Florencia diciendo: “¿y con ésta que hacemos?” (sic). Ante dicha pregunta los gerentes respondieron que no hay herramientas para involucrarla una investigación, pese a lo cual un director insistió en que debía trabajar en esa dirección porque tenía “X” cantidad de dólares “en la esquina” (en referencia al Banco Galicia). Todo esto, junto al manejo de la UIF, la AFI, la AFIP y el BCRA, demuestra una orquestada maniobra de persecución ordenada, como no puede ser de otra manera, desde el Poder Ejecutivo”, señaló.

En ese sentido, consideró que “se pretende seguir avanzando en esa línea y generar nuevos episodios distractivos que alejen a la gente de los problemas reales” y que el próximo paro sería la detención de Florencia. “Según fuentes de información confiables, en las próximas horas se intentará privar a mi hija Florencia Kirchner de su libertad ambulatoria en la presente causa. Si bien no existe el más remoto justificativo legal que pudiera sostener tan descabellada decisión, no es menos cierto que las barbaridades jurídicas que se vienen cometiendo impiden descartar desatinos aún mayores.Las pruebas están a la vista”, agregó.