Los bancos chinos que financian la construcción de las centrales hidroeléctricas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic, sobre el río Santa Cruz, transfirieron al Banco Central US$ 212 millones para retomar el flujo de fondos para la obra, y se suman al desembolso de US$ 287 millones de los últimos días de 2022.

Con el envío de los US$ 212 millones que confirmaron fuentes oficiales a Télam, se pusieron operativos nuevamente los desembolsos para continuar las represas que lleva adelante la empresa estatal Energía Argentina.

En la ultima semana de 2022 se había recibido otro desembolso de US$ 287 millones, pero en ese caso estaban destinadas a reembolsar los adelantos que había realizado el Tesoro Nacional para cubrir la demora en el financiamiento chino, de manera de darle continuidad a la obra.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Esa demora en el flujo de fondos se destrabó a mediados de noviembre en la reunión del presidente Alberto Fernández y su par chino, Xi Jinping, en el encuentro realizado en la isla de Bali, en el marco de la Cumbre del G20 de la que también participó el ministro de Economía, Sergio Massa.

Este aporte dado a conocer hoy estará destinado a la prosecución de las obras que se llevan adelante en el centro de la provincia de Santa Cruz, como parte del financiamiento del consorcio integrado por China Development Bank Corporation, Industrial and Commercial Bank of China Limited (ICBC) y Bank of China Limited.

De esta manera, en el Gobierno se destacó que se normaliza el cronograma de desembolsos para las represas que demandarán una inversión casi US$ 5.000 millones, y que cuenta con avances de obra de poco más del 36% en la Jorge Cepernic y de 24% en la Néstor Kirchner.

La estatal Enarsa está al frente de la construcción que ejecutan la Unión Transitoria de Empresas (UTE), compuesta por la china Gezhouba y las nacionales Eling Energía e Hidrocuyo.

La secretaria de Energía, Flavia Royón, expresó que «después de cinco años, esta gestión ha vuelto a poner operativo los desembolsos para continuar las represas Hidroeléctricas del Rio Santa Cruz, que permite la continuidad de esta obra estratégica para nuestro país».

«Esto garantiza la continuidad de 3.000 puestos de trabajo, 5.000 GWh/año de Energía Competitiva, equivalente al consumo de 1.100.000 hogares y con un componente nacional del 75%», dijo a través de su cuenta de Twitter.

El complejo hidroeléctrico, ubicado en la provincia de Santa Cruz, tendrá una potencia instalada de 1.310 MW, de los cuales corresponden 360 MW a la central Cepernic y 950 MW a la Presidente Néstor Kirchner.

Una vez en marcha, las represas permitirán un ahorro anual de US$ 1.500 millones por sustitución de importación de combustibles líquidos.

El proyecto, además de las represas y las centrales hidroeléctricas, contempla la construcción de una línea de Extra Alta Tensión de 170 kilómetros de extensión que conectará las represas al Sistema Argentino de Interconexión (SADI).

En términos generales, la megaobra generará 6.000 nuevos puestos de trabajo directos y 15.000 indirectos.

A comienzos de diciembre llegó al país, provenientes de China, la primera de las tres turbinas tipo Kaplan que potenciarán la Central Hidroeléctrica Cepernic, y que se estima podrá estar en funcionamiento entre fines de 2024 y comienzos de 2025, en tanto que la totalidad de la obra estaría operativa hacia 2028.

Como parte de ese desarrollo se estima que habrá un hito fundamental durante 2024 con el llamado desvío de río, lo que permitirá iniciar el llenado del lago de la represa, en tanto para este 2023 se continuará con los trabajos de movimientos de suelo y de hormigonado masivo según las etapas simultáneas.

El acuerdo con China se remonta a 2013, pero sufrió a partir del Gobierno de Mauricio Macri, en 2019, un «rediseño de ingeniería» que llevó a su parálisis y obligó a una renegociación del financiamiento y una adenda de contratos.

Con los desembolsos recientes, el financiamiento hasta hoy alcanza aproximadamente los US$ 1.900 millones, estimaron fuentes al tanto de la marcha de los trabajos.

Las condiciones del crédito que abarca el 100% de la obra incluido el IVA se comenzará a devolver luego de que las represas comiencen a entregar energía al Sistema Interconectado, con lo cual el repago se realizará prácticamente con la venta de la generación eléctrica.

El proyecto -que comenzó a trazarse en la década de los 70 con el estudio del terreno- consta de dos presas ubicadas sobre el Rio Santa Cruz con el emplazamiento de un total de ocho turbinas, y la construcción de una Línea de Extra Alta Tensión de 500 kV (LEAT) para materializar la vinculación con el Sistema Argentino de Interconexión (SADI), en la Estación Transformadora de 500/132 kV Piedrabuena.