Horacio Rodríguez Larreta intentará reelegir en la Ciudad y competirá contra Matías Lammens, un extrapartidario que encabezará un frente opositor PJ-kirchnerista. El jefe de Gobierno porteño logró reunir a todos los partidos que lo enfrentaron en el balotaje de 2015 y espera lograr un triunfo en primera vuelta.

Por la Constitución porteña deberá obtener el 50% de los votos, un número similar al que consiguió en 2017. En aquella ocasión tuvo enfrente a Martín Lousteau, que ahora liderará la boleta de senadores porteños de Cambiemos. El gran problema de Larreta es Mauricio Macri: incluso en la patria chica del PRO el presidente tracciona hacia abajo al alcalde.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El Frente de Izquierda y el MST acordaron que Gabriel Solano, del PO, compita como jefe de Gobierno, mientras que la legisladora Myriam Bregman será candidata a primera diputada. El massista Matías Tombolini también será de la partida por el frente que lidera Roberto Lavagna.

El peronismo logró cerrar luego de difíciles negociaciones un frente que incluye a Fernando “Pino” Solanas, Victoria Donda, Juan Grabois, al Movimiento Evita, Nuevo Encuentro, además del PJ porteño y La Cámpora. Esa entente estará liderada por Lammens, presidente de San Lorenzo.

Víctor Santa María y Juan Manuel Olmos, los todopoderosos armadores del peronismo capitalino, consensuaron junto a Alberto Fernández, Cristina Fernández y Mariano Recalde que el candidato a jefe de Gobierno fuera una cara nueva de la política, después de ensayar en varias elecciones con postulantes del kirchnerismo.

Recalde, que tenía ventaja para una eventual interna, se corrió a la boleta de senador y estará acompañado por la investigadora Dora Barrancos. En un principio Donda iba a encabezar la tira de diputados, pero al cierre de esta edición Pino Solanas ocupaba ese lugar. Ambos estarán en los primeros puestos de la lista, al igual que la camporista Paula Penacca. Eduardo Valdés e Itaí Hagman se disputaban el quinto lugar.
Las disputas por los lugares de las listas hicieron sonar amenazas sobre internas, un clásico de los cierres de listas, más una cuestión folklórica que una posibilidad real. La cuestión a resolver es cómo compensar a todos los integrantes de la entente kirchnerista-progresista.

El titular del Suterh logró varios puestos para sus aliados en las listas legislativas, además de colocar a Gisela Marziotta como vice de Lammens a pesar de que no había acuerdo total sobre su nominación. De todas formas el frente puede modificar ese puesto luego del cierre de listas.

Otro de los embrollos se dio en la nómina de legisladores. Encabezarían Claudia Neira, integrante del NEP de Juan Manuel Olmos. La joven Ofelia Fernández, el camporista Javier Andrade, Claudio Ferriño, cercano a Alberto Fernández, Cecilia Segura, actual titular de la Auditoría General de la Ciudad, y Matías Berrotaveña, que responde a Santa María tendrían sus lugares asegurados. Gabriel Fuks, Andrea Conde y Jonathan Thea pugnaban por entrar en los primeros diez lugares: para conseguir diez legisladores el frente debería obtener el 30% de los votos. A pesar de su aparente invisibilidad, los puestos de comuneros fueron otro de los ítems que trabaron los acuerdos.

En el macrismo tuvieron un inconveniente similar. El oficialismo debió pagar cargos a todos sus aliados. Cedió uno de los senadores, mientras que la ministra de Desarrollo Social, Guadalupe Tagliaferri, completará la fórmula. El “lilito” Maxi Ferraro liderará la lista de diputados, también integrada por Victoria Morales Gorleri, del PRO. La exlegisladora sonaba para acompañar a Lousteau, pero fue vetada por su perfil antiabortista. Mariana Zuvic, de la CC, Emiliano Yacobitti, de la UCR, Pablo Tonelli y Álvaro González, del macrismo también podrían integrar la nómina.

Para la Legislatura quedaron varios heridos que no podrán renovar, en su mayoría son varones excluidos por la paridad de género. Encabezará Diego García Vilas, cercano a Graciela Ocaña, seguido por Ana Bou Pérez, ministra de Salud porteña y el opooficialista Roy Cortina.En el macrismo creen que los dos o tres puntos que mide el socialista podrían ser la llave para lograr un triunfo en primera vuelta.

Cristian Ritondo, Daniel Angelici y el radicalismo porteño también consiguieron lugares entre los primeros 15. Para renovar las 21 bancas que el oficialismo pone en juego debería obtener más del 60% de los votos, un número muy complicado. «