El juicio por el encubrimiento del atentado a la AMIA en el que están siendo juzgados el ex presidente Carlos Menem y un ex jefe de la Secretaría de Inteligencia, Hugo Anzorreguy, entró en su etapa final con el comienzo de los alegatos.

En la sala AMIA, ubicada en el subsuelo de los tribunales federales de Retiro, la ronda de alegatos comenzó con la exposición de los miembros de la Unidad Fiscal de Investigación (UFI) AMIA.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE


Los fiscales Roberto Salum, Leonardo Filippini y Santiago Eyherabide podrían demorar hasta cuatro audiencias y luego el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 fijará las fechas para los alegatos de las otras partes.

En la causa están imputados, además de Menem y Anzorreguy, otros 11 imputados: el destituido juez Juan José Galeano, los fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, los ex agentes de la SIDE Patricio Finnen y Carlos Anchezar, el ex presidente de la DAIA Rubén Beraja; los ex policías Jorge “Fino” Palacios y Carlos Castañeda, el reducidor de autos Carlos Telleldín, su ex mujer Ana Boragni y su ex abogado Víctor Stinfale.

En el juicio se ventilaron dos hechos: el pago ilegal de 400.000 dólares a Telleldín para que declarara en sede judicial una versión falsa sobre lo ocurrido en julio de 1994, y el abandono deliberado de la investigación de la “pista siria”, que involucraba a la familia Kanoore Edul, vinculada con la familia de Menem.

En el marco de este juicio declararon más de 100 testigos entre los que se destacaron la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el espía expulsado de la SIDE por su gobierno, Antonio “Jaime” Stiuso.