A partir de este jueves y por 48 horas se desarrolla un nuevo paro nacional universitario, potenciado tras la segunda reunión paritaria donde el ofrecimiento para los profesores fue del 15% pagadero en cuatro cuotas: 2% en abril, 2% en junio, 5% en agosto y 6% en diciembre.

“La miserable oferta de actualización salarial que intenta imponer el gobierno nacional al conjunto del movimiento obrero, tiene ahora su peor versión: cuatro cuotas, de las cuales dos son auténticas minicuotas. Pretenden que aceptemos un 4% de aumento hasta julio cuando la inflación tan sólo en el primer trimestre alcanzó el 7%” señaló Ileana Celotto, secretaria general de AGD UBA.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En la Universidad de Buenos Aires se descuenta que el paro va a tener mucha fuerza. Más de un centenar de clases públicas, cortes de calles en diez puntos de la ciudad, clases públicas en el Aeroparque Jorge Newbery, una acción de los trabajadores docentes ad honorem en Medicina contra el trabajo gratuito y un pañuelazo por el Derecho al Aborto en la Facultad de Arquitectura se desarrollarán en todas las facultades y colegios pertenecientes a la UBA.

“El ajuste a los salarios docentes forma parte de un ataque más general a la Universidad Pública que ya se encuentra resentida por el recorte de $3.000 millones en el presupuesto nacional”, indicó Celotto.

Esta es la segunda medida de fuerza en las universidades nacionales en lo que va de abril. A comienzo de mes, las dos federaciones que agrupan a los docentes universitarios, la CONADU histórica y la CONADU coincidieron en un paro, también de 48 horas y con altísimo acatamiento, en reclamo a un 25% de aumento, un piso salarial de $17.000 para el cargo testigo y la inmediata restitución de los fondos recortados por el gobierno nacional a las universidades públicas.