La ex vicedirectora de la AFI durante el gobierno de Cambiemos, Silvia Majdalani, tampoco aceptó declarar ante la Comisión Bicameral de Inteligencia (CBI), que la había convocado para interrogarla sobre los últimos casos de espionaje ilegal que salieron a la luz, especialmente la “mesa judicial bonaerense” y el intento de crear una Gestapo para perseguir a sindicalistas y los seguimientos a familiares de víctimas del ARA San Juan.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La semana pasada, el ex director de la AFI, Gustavo Arribas, había adoptado idéntica conducta.

“Hago saber que en uso de los derechos y garantías constitucionales que me asisten, no prestaré declaración ni haré manifestaciones ni responderé preguntas ante esta Comisión”, expresó Majdalani en una escueta nota, de sólo una carilla, que presentó ante el presidente de la bicameral, el diputado del Frente de Todos Leopoldo Moreau.

“Llegado el caso, lo haré en el ámbito del Poder Judicial si se me lo requiere o si considero oportuno hacerlo”, anunció Majdalani.

La semana anterior, Arribas presentó también un escrito breve en el que anunció que no declararía pero, igualmente, pronunció una suerte de descargo sintético.

“Siempre he cumplido mis funciones conforme a derecho”, sostuvo Arribas.  “Los temas que ocupan la atención de esa comisión se vincularían con investigaciones judiciales en curso”.

Tanto Arribas cuanto Majdalani le comunicaron al presidente de la Bicameral que ya no integran organismos de inteligencia, de modo tal que consideraron tácitamente que no tienen por qué comparecer ante ese organismo del Congreso.

La Comisión Bicameral no tiene facultades penales ni tampoco sancionatorias; es un organismo de naturaleza política que no investiga delitos, aunque sí puede producir informes que eventualmente pueden ser utilizados por los jueces.