Mientras la discusión sobre el uso medicinal del cannabis acaparaba las cámaras en el Congreso, en la Casa Rosada la preocupación por la ley para regular el Impuesto a las Ganancias crecía. Fue entonces cuando Sergio Massa hizo lo que mejor sabe hacer: quedar en el centro de la escena, en una mesa rodeado por oficialistas y opositores.

El poder de ubicuidad del tigrense que acompaña varias leyes que pide el Poder Ejecutivo, pero que sostiene un discurso opositor, quedó inmortalizado en la foto que lo muestra en primer plano. Esa imagen, que fue producida por el equipo de comunicación del Frente Renovador, se envió a todos los medios a las seis de la tarde y terminó siendo replicada por la propia agencia oficial de noticias Télam, que la levantó y multiplicó en todos los medios del país.

Todo comenzó cuando el oficialismo cayó en la cuenta de que los números que siempre le habían dado bien en ambas Cámaras, esta vez podrían ser insuficientes. Fue entonces cuando cayeron de improviso a Diputados el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y su par de Hacienda, Alfonso Prat-Gay.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En cuanto se supo de su presencia, las corridas y llamados se aceleraron. Mientras los ministros de Mauricio Macri fueron recibidos en el primer piso por el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, los jefes de los otros bloques se vieron obligados a juntarse, aunque más no fuera para la foto.

«Es que el proyecto del gobierno era invotable. Nadie podía negociar en base a eso que mandaron», resumieron en el FpV.

Ahora, los principales bloques de la oposición tratarán de combinar sus diferentes propuestas sobre ganancias en un solo proyecto para luego debatirlo con los legisladores de Cambiemos. El FpV va a aportar como base dos proyectos, uno de Héctor Recalde y de Darío Martínez será el otro. Diego Bossio hará valer el suyo y el massismo arrimará las propuestas que anunció de manera rimbombante el lunes pasado, en conferencia de prensa.

Es que el Frente Renovador y sus aliados del FAP y el Movimiento Evita no presentaron un proyecto sino una seguidilla de lineamientos que, sin embargo, ayudaron a condicionar al gobierno y forzaron la caída de la tan discutida sesión especial del jueves pasado. Por lo pronto, la discusión seguirá este martes en la comisión de Presupuesto y Hacienda. «