Con aplausos y canticos en las bancas de los diputados del Frente de Todos, la Cámara Baja aprobó esta madrugada el proyecto de ley del kirchnerismo que establece un aporte solidario y extraordinario a más de 9000 personas del país que tienen grandes fortunas con el fin de  ayudar a morigerar los efectos económicos de la pandemia. La votación se realizó a la tres y media de la mañana y la iniciativa contó con 133 votos positivos del Frente de Todos y aliados, 115 negativos por parte de Juntos por el Cambio y 2 abstenciones.

En una jornada intensa, que comenzó al mediodía afuera del Congreso con manifestaciones a favor de la iniciativa presentada por el presidente del bloque del Frente de Todos, Máximo Kirchner, un grupo de funcionarios del gobierno de Alberto Fernández e intendentes bonaerenses se acercó al parlamento para respaldar el proyecto, pero también para derribar cualquier rumor sobre diferencias internas. 

Antes de tomar las riendas de la sesión, el presidente del cuerpo legislativo Sergio Massa, mantuvo una reunión junto a Kirchner con los ministros de economía, Martín Guzmán, de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas y Daniel Arroyo, ministro de Desarrollo Social. En la reunión también estuvieron las titulares de Aysa, Malena Galmarini, del PAMI, Luana Volnovich y de ANSES, Fernanda Raverta. También se sumaron la intendenta de Quilmes Mayra Mendoza, su par de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, el de San Vicente, Nicolás  Mantegaza y el presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermin. La foto conjunta cerró varios días de rumores sobre presuntas tensiones dentro de la coalición gobernante sobre la oportunidad del debate de esta iniciativa que por primera vez en la historia impone un aporte extraordinario de los multimillonarios argentinos para atender necesidades específicas.

En simultáneo, el mensaje presidencial por el día de la militancia, difundido a través de pantallas externas a la multitud que se había congregado en los alrededores del Parlamento para apoyar la medida, le otorgó un fuerte simbolismo a un día cargado de gestos hacia el electorado que llevó a Fernández al gobierno en 2019.

Masa ingresó al recinto a las 21 luego de la exposición de una veintena de diputados. El tigrense había llegado al Palacio legislativo cerca de las 17, luego de que Álvaro González, el vicepresidente primero del cuerpo y miembro de la bancada opositora de Juntos por el Cambio, estuviera al frente del debate desde el mediodía a la espera de que se confirmara que los representantes del FMI que habían estado reunidos con Massa el viernes pasado dieran negativo en el test de Covid. 

“Quiero reiterar mi agradecimiento al diputado Álvaro González por la responsabilidad de poner en marcha la sesión y agradecerles a todos los diputados la paciencia y la comprensión y la preocupación por mi salud”, dijo el presidente de la Cámara Baja al entrar al recinto. 

En medio de las críticas de legisladores de la oposición por la rapidez con la que se le dio el alta al titular de la Cámara Baja, y con el pedido de sesiones presenciales, teniendo en cuenta que la mayoría de las actividades volvieron a funcionar de esa forma, Massa se comprometió a  notificar  el protocolo a todos los gobernadores para que no haya restricciones a los legisladores a la hora de circular en sus provincias: “La autoridad Nacional está por encima de la provincial”, señaló. 

El oficialismo espera contar con más de 129 votos positivos. Los cierres estarán a cargo de Ramón, Mario Negri y Máximo Kirchner. De aprobarse, el proyecto girará al Senado, donde podría convertirse en ley rápidamente, quizás la semana que viene. 

Aborto legal 

En el medio de la sesión, el Ejecutivo finalmente envío al Parlamento el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, motivo por el cual las diputadas sororas que habían participado de la sesión con indumentaria y, accesorios verdes en las bancas salieron al Salón de Pasos Perdidos – donde la prensa acreditada seguía la sesión- a celebrar la medida. 

Respecto del camino legislativo, en un breve diálogo con los periodistas Massa manifestó que el envío del proyecto: “Es la demostración de que el presidente cumple con sus promesas de campaña. Pasada esta sesión vamos a convocar a los presidentes y vicepresidentes de las comisiones involucradas para tratar con respeto el proyecto”. Además, anticipó que la definición sobre el tratamiento de esta iniciativa la abordará con las diputadas Mónica Macha (FdeT), presidenta de la comisión de Mujeres y Diversidad, Silvia Lospennato, secretaria parlamentaria de Juntos por el Cambio, Cecilia Moreau (fdeT), presidenta de Legislación General, Carolina Gaillard, presidenta de la comisión de Legislación penal y Carmen Polledo (JxC), vicepresidenta de la comisión de Salud. 

El aporte solidario 

El debate sobre aporte solidario, se abrió con la exposición del presidente de la comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados, Carlos Heller, del Frente de Todos, autor de la iniciativa junto a Máximo Kirchner, titular de la bancada oficialista. Heller realizó una férrea defensa del proyecto: “No somos hinchas del déficit, sino que somos enemigos del ajuste”, dijo. 

El diputado agregó que el proyecto de ley de aporte solidario extraordinario que debate la Cámara baja “no va contra nadie” y “no es una confrontación entre los que más tienen y los que menos tienen”. 

Tras reiterar el carácter “solidario y extraordinario de la iniciativa”, el diputado del Frente de Todos puso de relieve que el país está “ante una situación de emergencia” y se pretende con el aporte “alcanzar a aquellas personas que son titulares de grandes fortunas” para “morigerar” en los sectores más vulnerables “los efectos de la pandemia”. 

 También desde el Frente de Todos, la diputada Fernanda Vallejos sostuvo que la iniciativa del oficialismo, en la que ella colaboró, es un “intento de paliar en algo los vergonzantes niveles de injusticia que lastiman a nuestra sociedad”. Y llamó a asumir la medida “como un acto de reparación y un puntapié inicial para tantos otros debates a partir de los cuales podamos parir una Argentina con mayor igualdad”. 

 La presidenta de la Comisión de Finanzas refutó los motivos de la oposición de Juntos por el Cambio para rechazar el proyecto. Por un lado, aseguró que es “mentira” la “supuesta asfixiante presión tributaria”, ya que “se está soslayando el hecho de que no estamos debatiendo un impuesto sino un aporte, por única vez, un aporte extraordinario, en una circunstancia que, probablemente, sea la más extraordinaria que le haya tocado vivir, por lo menos, a mi generación”. 

En tanto que, en Juntos por el Cambio, Luciano Malaspina, señaló: “Este sería el impuesto 166 y se aplica en el país más gravoso del planeta” y advirtió que la tasa llega al 7,5% lo que “va a gatillar una avalancha de juicios”. 

“Se gravan activos que alientan el ahorro nacional, se graban los depósitos, los bienes rurales y los activos empresariales, es un impuesto a la inversión en la Argentina”, agregó el legislador. “Este impuesto no tiene un afán recaudatorio, tiene un afán ideológico. Y la prueba de esto es que los estamos discutiendo muchísimos meses después de que se haya iniciado la pandemia y con una movilización afuera del congreso ys en el día de la militancia”. 

Para la hora de la votación se espera la presencia de militantes y representantes de movimientos sociales en el palco, así como también la de distintos intendentes de la provincia de Buenos Aires. 

Puntos centrales del proyecto

  La ley fija un aporte por única vez que alcanzará exclusivamente a las personas humanas de elevado nivel patrimonial. Sólo están incluidos quienes posean una riqueza declarada superior a los 200 millones de pesos con una alícuota del 2%, que incrementa a medida que el patrimonio es mayor.

Se trata de aproximadamente 9.300 personas. Alrededor de la mitad de las personas alcanzadas por este aporte tienen declarado un patrimonio de entre 200 y 400 millones de pesos. La mayor tasa alcanza a menos de 300 personas.  Por los bienes que las personas alcanzadas tienen en el exterior, las alícuotas son un 50% mayores.

Se estima recaudar aproximadamente $307.000 millones que se destinarán comprar equipamiento de salud para atender la pandemia, a subsidios y créditos para las PyMEs, urbanización de los barrios populares, obras y equipamiento a YPF para producir y envasar GAS Natural y financiar un relanzamiento del plan PROGRESAR.