Este martes será una jornada histórica para los cartoneros. Cerca de las 17 se presentará formalmente el proyecto de Ley de Envases con Inclusión Social por el cual vienen militando desde años. Todo el día habrá actividades en las puertas del Congreso con la idea de visibilizar la tarea de los recicladores urbanos.

“Atrás de cada bolsa de basura que saca el vecino, hay un compañero que sobrevive de ella. Por eso es importante que se separe el material y que cada uno se haga cargo de la basura que produce”, explica a Tiempo Jonathan Castillo, presidente de la cooperativa Recicladores Unidos de Avellaneda, quien precisa que a metros del Congreso se desplegarán una serie de actividades para “mostrar el laburo que nosotros hacemos, queremos visibilizar lo que está invisibilizado en todos los rincones del país para que la gente y los congresales tomen conciencia de nuestra tarea”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

A partir de las 10 de la mañana, referentes del sector cartonero, agrupaciones, organizaciones y militantes socioambientales simularán en tiempo real el trabajo de clasificación y reciclado de los residuos. También, habrá stands de Promotoras Ambientales, que darán charlas y entregarán folletos ilustrativos acerca de cómo realizar la separación en origen.

El encuentro fue organizado por la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores (FACCyR), y organizaciones ambientales, sociales y políticas. Además, adelantaron su presencia en el evento los diputados Leonardo Grosso y Federico Fagioli.

De acuerdo a los datos que difundieron los impulsores del proyecto de ley, en el país se producen a diario 50 mil toneladas de residuos. La mitad termina en alguno de los 5000 basurales a cielo abierto que hay en el país, o en un relleno sanitario. Además, se cree que alrededor del 20% de los residuos sólidos urbanos generados son envases post consumo.

Ante este panorama, actualmente se recupera un máximo de un 10% de los residuos generados y para ello es clave el trabajo de parte de unos 150.000 cartoneros y cartoneras que “evitan que el sistema colapse” por lo que deben trabajar “en pésimas condiciones” y “miles de ellos lo hacen en los propios basurales sin baños, agua, ni techo para cubrirse del sol o la lluvia”, destacaron.

En concreto, esta iniciativa se basa “en el principio de Responsabilidad Extendida al Productor (REP), la cual es entendida como el deber de cada uno de los productores de tomar responsabilidad objetiva por la gestión ambiental y su financiamiento respecto de los envases introducidos por ellos en el mercado nacional y los envases post consumo”.

Para ello se contempla la implementación de una tasa ambiental para las empresas y productores que coloquen envases en el mercado, premiando a los que se hagan con materiales reciclables y sean fáciles de reciclar. “Lo recaudado se utilizará para implementar Sistemas de Reciclado con Inclusión Social, que permitan recuperar los envases para que vuelvan a la industria y dignifiquen el trabajo de los cartoneros y las cartoneras de todo el país”, explicaron desde la Federación en un comunicado.

“Este proyecto lo venimos pensando hace mucho tiempo, con la necesidad que tiene cada compañero a nivel nacional. Pertenecemos a un sector que es muy apaleado. Hubo muchos proyectos de este tipo, pero siempre beneficiaban a las multinacionales que se llevan nuestras riquezas a costa de contaminar la casa común. Queremos que se hagan cargo de la postventa de esos productos”, describe Castillo, quien es militante del MTE de Avellaneda y referente nacional de la FACCyR.

“Cuando llevamos ideas nos dicen que no hay recursos, por eso necesitamos de esta Ley para poder desarrollar al sector y que haya políticas públicas a nivel nacional. Solo así vamos a lograr cambiar la vida del compañero y con eso, vamos a cambiar la realidad de la familia y la cooperativa”, concluye Castillo.