El jefe de la Policía bonaerense, Pablo Bressi, pidió el pase a retiro y dejará ese cargo a fines de esta semana. El comisario, que estuvo en ojo de la tormenta debido a las denuncias de la diputada nacional Elisa Carrió, pidió el pase a retiro y será reemplazado por su segundo, Fabián Perroni. 

La noticia fue confirmada por fuentes del gobierno provincial, luego de que trascendiera la carta que Bressi envió a la gobernadora María Eugenia Vidal para solicitarle el pase a retiro activo. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Tengo el honor de dirigirme a la Señora Gobernadora a fin de hacerle llegar mi pedido de pase a retiro activo de las filas de la Policías acorde a haber alcanzado las exigencias en la reglamentación vigente, respondiendo esta decisión a motivos estrictamente personales y profesionales», señala Bressi en el arranque de la nota. Y agrega que concluye «una carrera de más de 38 años dejando saldos positivos para la institución y teniendo la tranquilidad de haber desempeñado con compromiso y honradez la función policial».

En uno de los últimos párrafos, el comisario agradece a Vidal por haberlo nombrado en el cargo de jefe de la fuerza en diciembre de 2015. «Usted me honró y confió en el cargo de Superintendente General de Policía, siendo ésta la más alta distinción a la que aspira todo efectivo de la Policía y es por eso que hoy le expreso mi agradecimiento». Y concluye: «No hay deber más necesario que el de dar las gracias ya que la gratitud no sólo es la más grande de las virtudes sino la madre de todas ellas».

Bressi estuvo el año pasado en el ojo de la tormenta por las denuncias que Carrió realizó en su contra. La líder de la Coalición Cívica lo acusó de ser cómplice del narcotráfico, de participar de un esquema de recaudación ilegal y hasta lo vinculó a Miguel Angel «Mameluco» Villalba, condenado por liderar una organización de venta de drogas y detenido en el penal de Ezeiza. 

En ese momento Vidal, le pidió pruebas a la diputada y ordenó investigar a Bressi. Unas semanas después, la gobernadora llevó a Carrió un informe de Asuntos Internos donde aseguraba que estaba «limpio». Pese a que se aflojó la tensión entre ambas, «Lilita» nunca dejó de insistir con sus acusaciones.

El pase a retiro es, ahora, una salida elegante para Bressi y se suma a los cambios anunciados la semana pasada por el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, quien resolvió jubilar a siete comisarios generales que formaban parte de la cúpula de la Policía.