Desde las 6 AM del miércoles, el ingreso a la capital estuvo cortado en la intersección de Colón y San Martín contra los intentos de «privatización encubierta» del trole. Los trabajadores de la empresa de transporte junto al FIT llevaron adelante la medida que se mantuvo durante poco más de dos horas.

En conversación con Tiempo, el docente y militante de CTA Mendoza, Andrés Paiba, advierte sobre la preocupación que sufren respecto del reclamo que se replica a nivel país: «El cerco mediático es terrible en Mendoza. La situación es cada vez más preocupante, se repite en varios lugares: una policía desenfrenada, una Legislatura vallada, que prohíbe el acceso de las personas a las audiencias y sesiones en las cámaras de la provincia, una Casa de Gobierno inaccesible. Las marchas custodiadas e intimidatorios”. Y agrega: “Nos preocupa mucho que esto no tenga difusión.»

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

El proyecto oficial enviado a la Legislatura por el Poder Ejecutivo establece que, de aprobarse el proyecto, la histórica EPTM se extinguiría para dar lugar a una sociedad anónima. La nueva empresa, si bien tendría un 100% del capital accionario el Estado provincial, abre la posibilidad de la tercerización de recorridos en manos privadas.

El servicio de trole se caracterizó por la gratuidad del boleto a jubilados y estudiantes que realizaran excursiones, además de lograr un avance en la incorporación de numerosas conductoras mujeres que conducen el transporte. Por otra parte, el reclamo intenta defender el Convenio colectivo de los trabajores porque tienen estabilidad, control de seguridad y sanciones con fuerte presencia de los trabajadores.

Este nuevo proyecto dejaría en manos privadas la empresa “por esta ley de privatización enmascarada”, desestima la gratuidad y pretende deshacerse de cientos de trabajadores y trabajadoras de planta, además de reducir la circulación de la cantidad de unidades.

Una conductora de ese transporte declara que los trabajadores del transporte están “rechazando a los empresarios sindicalistas carroñeros que están sobrevolando sobre nuestra empresa, intentado haciéndole creer a la sociedad mendocina lo que no publican los otros medios de difusión”. La trabajadora indica, además, que la empresa de trole no es deficitaria, y “acuden al buen criterio los diputados oficialistas para que entiendan la problemática social de los 480 trabajadores.”

Durante la movilización se trasladaron hasta la Legislatura provincial donde confluyeron con trabajadores y otras organizaciones que esperan el tratamiento del proyecto del gobierno en la sesión especial.

Así declaró en sesión parlamentaria la diputada Soledad Sosa, del Frente de Izquierda y de los Trabajadores de Mendoza: “la Policía e Infantería reprimió a los trabajadores y trabadores de la empresa provincial de transportes de Mendoza, conocido como ‘el trole’, que está luchando contra la privatización que impulsa el gobierno de Cornejo y que con la complicidad de los diputados del PJ mendocino logró dar media sanción en la Legislatura”. Además agregó que “hay un ataque a las condiciones de vida de trabajadores de esta empresa estatal”.

La nueva ley dice que a 180 de los más de 450 trabajadores y trabajadoras actuales, se les ofrecerá renunciar a la planta permanente para formar parte de la nueva empresa. Los otros 300 quedarán a merced de la decisión de un funcionario para ver en qué reparticiones los ubican o dejándolos en disponibilidad por 6 meses y, de no conseguir una reubicación, quedarán en la calle.