Al mismo tiempo que Martín Guzmán tocaba “enviar” en el tuit con su carta de renuncia al Ministerio de Economía, Cristina Fernández de Kirchner criticaba a los movimientos sociales y proponía comenzar la discusión para que el Congreso apruebe el salario básico universal. En esta definición, la voluntad de un “gran acuerdo de todas las fuerzas políticas” y los detalles brindados sobre su reunión con el economista de la oposición, Carlos Melconian, estuvieron los momentos destacados de su discurso por el aniversario de la muerte de Juan Domingo Perón.

La vicepresidenta concurrió al partido bonaerense de Ensenada para un nuevo acto que la tuvo como exclusiva protagonista. Compartió escenario con dos intendentes: el local Mario Secco y su par de Berazategui, el histórico Juan José Mussi. En la primera fila pudo verse a Máximo Kirchner, Axel Kicillof, Eduardo de Pedro, Hebe de Bonafini, Juan Grabois, Mayra Mendoza y más referentes del kirchnerismo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Cristina afirmó que «a la gente hay que persuadirla con hechos», en cita directa Perón, y estimó que el fundador del movimiento justicialista “fue atacado porque usaba la lapicera para el pueblo”. Se trata de otra referencia y contrapunto con el presidente Alberto Fernández, que el viernes en un acto en la CGT había dicho que lo importante no era quién tenía la lapicera, sino a quién lograba convencer.

Acuerdo

Toda la argumentación de la exmandataria pasó por recorrer lineamientos sobre la situación económica argentina actual, la que definió como “muy grave” por el endeudamiento que tiene con el Fondo Monetario Internacional. El organismo de crédito había evaluado que el país debía recortar el déficit de manera significativa durante el segundo semestre de 2022 para alcanzar las metas acordadas.

Cristina mostró en Ensenada una expresa voluntad de abrir el diálogo con la oposición, lo cual definió por la necesidad de un “gran acuerdo de todas las fuerzas políticas”. Aseguró que está dispuesta a “juntarse con todos porque no renuncia a convencer”. En esa línea, explicó su reunión con Carlos Melconian, economista vinculado a Mauricio Macri: «Sí tuvimos una coincidencia, que es en el problema de la economía bimonetaria, pero diferimos en cuanto al déficit fiscal. Tenemos que empezar a discutir en serio estos temas. No hay posibilidad si no hay un gran acuerdo», indicó. Ahí lanzó una daga argumentativa al renunciante ministro: dijo que Melconian y Guzmán no diferían mucho en su pensamiento.

En ese contexto, manifestó: «Tenemos que encontrar un instrumento que vuelva a poner una moneda de reserva, de transición en la Argentina. Si no hacemos esto estamos sonados, venga quien venga».

La vice precisó más sobre el encuentro con el economista. «Me voy a reunir con quien me tenga que reunir, cuantas veces sea para explicar nuestros fundamentos y tratar de persuadir al otro también. No niego ni renuncio nunca a convencer». También explicó que le “gusta escuchar a todos» y que si la convencen es capaz de «cambiar». Hizo un señalamiento, a pesar de todo, sobre cómo la oposición criticó a Melconian por la reunión con ella.

El futuro de los planes

«Se convirtió en un deporte nacional hacerme decir cosas que no había dicho», refirió CFK para retomar la discusión al interior del Frente de Todos de las últimas semanas sobre los planes sociales. Aclaró que nunca su intención fue eliminarlos, pero sí confirmó que considera que «el Estado debe recuperar la potestad» de administrar «las políticas sociales». «No se puede fungir como movimiento social y defenderse como un partido político ante las críticas”, dijo en clara referencia al Movimiento Evita y el Polo Obrero, quienes habían polemizado con ella. En ese momento, la argumentación de la vicepresidenta planteó la necesidad de discutir la implementación del salario básico universal.

Por último, Cristina definió al peronismo: “Es un movimiento nacional y popular con alegría y ganas de celebrar la vida”. Además, lanzó un mensaje sobre las próximas elecciones presidenciales al retornar a la decisión de proponer a Alberto Fernández de manera sorpresiva como candidato a presidente. «Allá por el 2019, hice todo lo que tenía que hacer para que el peronismo vuelva a ser gobierno. Espero que quienes tienen responsabilidades más altas vuelvan a hacer lo mismo que hice entonces para que el peronismo gane en 2023», concluyó.