El gobierno de la Ciudad rechazó la invitación del Poder Ejecutivo Nacional con la rúbrica de los ministros de Economía, Martín Guzmán, y del Interior, Wado de Pedro, para concurrir a una reunión que tendría el objetivo de definir el monto que supone el funcionamiento de la Policía Federal y los Bomberos, traspasados en 2016, durante el gobierno de Mauricio Macri, de la Nación al Gobierno porteño.

A raíz de esa polémica decisión de la administración de Horacio Rodríguez Larreta, el bloque de legisladores del Frente de Todos porteño emitió un comunicado en el que acusa al Jefe de Gobierno de la CABA de “transformar un tema estrictamente institucional en un conflicto político”, a la vez que advierten que “el rechazo al diálogo nunca es una opción”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE



...

El texto del comunicado es el siguiente:

“Desde el Bloque del Frente de Todos expresamos nuestra más profunda preocupación, frente al inexplicable rechazo efectuado por el Ejecutivo Porteño a la convocatoria al diálogo llevada adelante por el Poder Ejecutivo Nacional, en el marco de la Ley 27.606.

El Jefe de Gobierno insiste en transformar un tema estrictamente institucional -ordenar definitivamente el marco de la transferencia de la Policía Federal efectuada en 2016 de forma defectuosa por Mauricio Macri- en un conflicto político. De esta forma, nos impide a los porteños y porteñas alcanzar un acuerdo permanente y con fuerza de ley, que defina las partidas presupuestarias correspondientes a dicha transferencia, conforme lo previsto por el artículo 75 inciso 2 párrafo 5 de la Constitución Nacional.

Por otra parte, no resulta fundamento válido para el rechazo al diálogo, la judicialización llevada adelante por el Gobierno de la Ciudad, dado que -en modo alguno- ha existido condicionamiento para dicha convocatoria, ni implica renuncia alguna a la acción judicial.

Como Legisladores de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires instamos a las autoridades a que cumplan con una Ley del Congreso que busca, ni más ni menos, que darle seguridad jurídica a futuro, a una cuestión que el Gobierno anterior resolvió mediante decreto y sin ningún tipo de análisis serio en materia de partidas presupuestarias.

El rechazo al diálogo nunca es una opción, menos aún cuando se trata, ni más ni menos, que de lograr un acuerdo sobre números que están sobre la mesa y que sólo hay que analizar.

Esperamos que el Jefe de Gobierno revise esta decisión incomprensible y vuelva al camino de la racionalidad y el diálogo democrático.

Bloque de Legisladores y Legisladoras. Frente de Todos. Legislatura Porteña”.