En una nueva visita de Estado a Brasi y luego de reunirse con su par brasileño Michel Temer, el presidente Mauricio Macri señaló la necesidad de “darle un impulso histórico al Mercosur” y afirmó que los países del bloque “deben ser aliados” frente a las “dudas que plantea el mundo”.

Tras el encuentro en el Palacio Planalto y en conferencia de prensa el mandatario argentino deseó “Que el año 2017 sea un año de inflexión positiva para el crecimiento, el desarrollo y la profundización de esta alianza estratégica, ante tantas dudas que nos plantea el mundo”.

Luego de que el triunfo de Donald Trump en Estados Unidos obligara al gobierno argentino a modificar sus intenciones en política internacional, Brasil y el Mercosur volvieron a ser una preocupación. En ese marco, con el objetivo de mejorar las relaciones comerciales Macri llegó a Brasilia acompañado por una nutrida comitiva de ministros, secretarios, gobernadores y diplomáticos.

En ese contexto Macri afirmó: “Tenemos que encarar el fortalecimiento interno del Mercosur y las relaciones del Mercosur con el mundo. Ya hay varios países interesados en ampliar su relación con nosotros, como los de la Alianza del Pacífico y México”. Así el Presidente dejo expuesto su objetivo de promover las relaciones comerciales entre ambos países y, desde el Mercosur, con otros bloques comerciales y naciones.

Luego de la reunión con Temer, y otra ampliada a los dos gabinetes, que tiene como eje la búsqueda de consensos el Jefe de Estado argentino almorzó en el Palacio de Itamaraty, sede de la Cancillería brasileña, donde su par le entregó el collar de la Orden do Cruzeiro do Sul, la máxima condecoración que se le otorga a un extranjero.

Antes de partir, durante la tarde realizará visitas protocolares al presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia; del Senado, Eunicio de Oliveira, y a la titular del Supremo Tribunal Federal, Cármen Lúcia Antunes.