El secretario privado del expresidente Mauricio Macri y actual diputado por la Ciudad de Buenos Aires, Darío Nieto, vuelve a estar en el centro de la investigación por espionaje ilegal durante el gobierno de Cambiemos. Esta vez, en el marco de la Causa Gestapo, disparada por el hallazgo en la AFI de un video en el que se ve a empresarios, funcionarios del anterior gobierno bonaerense y espías de la AFI urdiendo el armado de causas contra el sindicalista de la Uocra Juan Pablo “Pata” Medina.

El juez federal de La Plata Ernesto Kreplak, quien el viernes llamó a indagatoria a todos los asistentes a esa reunión, le pidió a su colega de Comodoro Py Marcelo Martínez de Giorgi información contenida en el teléfono celular y otros dispositivos de almacenamiento de información que le fueron secuestrados a Nieto cuando fue allanado, el 25 de junio de 2020, por orden del primer juez de la causa, el magistrado federal de Lomas de Zamora Federico Villena.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

¿Qué busca Kreplak en esos dispositivos?

En el inicio de la causa, Nieto era una pieza clave. No por lo que hubiera hecho sino por lo que pudo haber conocido de esos manejos turbios. Gran parte de esa información permanece todavía virgen. Kreplak investiga si existió un mecanismo de persecución contra el Pata Medina. ¿Qué tiene que ver Nieto con eso?

Una de las líneas de investigación indica que en la persecución contra Medina, una de las herramientas utilizadas fue el juzgado federal de Quilmes, a cargo del juez Luis Armella.

En el teléfono de Nieto figura una anotación del 18 de octubre de 2017. Dice textualmente: “Villegas, juez de Quilmes quiere hablar con MM en privado”.

Villegas parece ser el exministro de Trabajo Marcelo Villegas, uno de los convocantes a la reunión en el Banco Provincia. MM es Mauricio Macri y la descripción de “el juez de Quilmes” le calza como un guante a Armella. ¿Sobre qué quería hablar el juez, en privado, con el presidente de la Nación?

El 31 de julio de 2017, el secretario del juzgado de Armella, Pablo Wilk, dejó constancia de que un desconocido se presentó en Mesa de Entradas y dejó una denuncia anónima contra el Pata Medina, por hechos que ocurrían presuntamente en La Plata.

Quilmes no es La Plata. Sin embargo, Armella (que es juez de Quilmes, no de La Plata) no solo no se declaró incompetente sino que le envió una nota al ministro Villegas: “Deberá informar si se registran en el Ministerio a su cargo antecedentes, actuaciones administrativas o denuncias a su respecto, debiendo remitir en su caso toda la información que posea”.

El 25 de agosto, Villegas le respondió con todas las actuaciones contra Medina. Allí estaban la presentación del 19 de junio de la Asociación Pymes de la Construcción Provincia de Buenos Aires (Apymeco), firmada por Jorge del Río, y la del 26 de junio, del presidente del Colegio de Arquitectos, Guillermo Moretto. Ambos estuvieron apenas días antes en la reunión en el Banco Provincia en la que Villegas los exhortó a denunciar a Medina. Ambos fueron ahora llamados a indagatoria por el juez Kreplak.

Puestos los hechos en una línea de tiempo, se advierte que el 15 de junio fue la reunión; en los días posteriores los empresarios cumplieron su parte y presentaron las denuncias ante el Ministerio de Trabajo; el 31 de julio entró la denuncia anónima contra Medina por hechos ocurridos presuntamente en La Plata; el juez de Quilmes lo advirtió, pero se quedó con la causa y le pidió a Villegas que informara si había “actuaciones administrativas” (que no son delitos, porque si no debieron haber sido denunciados como tales); el 25 de agosto, Villegas cerró el círculo y le envió a Armella las denuncias acordadas en el Banco Provincia; el 13 de octubre, Armella procesó con prisión preventiva a Medina; cinco días más tarde, pidió entrevistarse a solas con Macri, según revela el teléfono de Nieto.

Cuando el juez Martínez de Giorgi decidió informarle a Kreplak qué tenía en su poder sobre Nieto, adoptó otras dos decisiones: por un lado, le requirió que “especifique los equipos informáticos de interés para la investigación a su cargo, respecto de los cuales se solicitan copias de sus archivos”. Por el otro, advirtió –tanto así como para prevenir futuros disgustos– sobre “la expresa oposición a que se dé la información… sobre el contenido de lo supuestamente hallado en el celular”, formulada por el defensor de Nieto, Gervasio Caviglione Fraga. Y añadió que, si bien “se encuentra en trámite el incidente iniciado por el pedido nulidad en razón de las extracciones de información del celular que se le secuestrara, tales circunstancias no se erigen en un impedimento para cumplir con lo solicitado por un Juez Federal”.

“En todo caso –añadió Martínez de Giorgi–, será en la causa de trámite ante dicho Juzgado donde se analizará la admisibilidad y valor probatorio de la información requerida”. ¿Le advirtió sobre el uso de esa información?

Los agentes de inteligencia, quienes también deberán comparecer en indagatoria, pidieron que la causa pase a Comodoro Py y se acumule a lo que ya tiene a su cargo Martínez de Giorgi. «