Los datos del Banco Central son claros: entre el 27 de agosto y el pasado lunes 3 de septiembre, los depósitos bancarios privados en dólares cayeron en 724 millones de dólares. Si bien no es la primera caída que se verifica en las cajas de ahorro en dólares que mantienen las personas y las empresas en el sistema bancario, sí se trata de la más veloz.

En los últimos dos años, la tendencia en materia de depósitos bancarios en dólares ha sido claramente ascendente aunque no lineal, cada cierto tiempo hay retrocesos y la salida de depósitos le gana a las entradas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La última vez que pasó eso fue en el período que va entre el 2 de mayo pasado y el 28 de ese mes, cuando los depósitos cayeron en 819 millones de dólares en 17 días hábiles. Por esa época había estallado la burbuja de deuda que dio lugar a la corrida cambiaria y, el 8 de mayo, el presidente Mauricio Macri anunció que su administración recurriría al Fondo Monetario en busca de los dólares que le faltaban.

Las diferencias con la actual caída de depósitos en dólares son varias. La primera, que sucede en sólo seis días hábiles. La segunda, que el descenso de estos días se produjo cuando ya está firmado el acuerdo con el FMI y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, renegocia los términos del acuerdo con vistas a acelerar la entrega de dólares. Y la tercera, cuando el gobierno y operadores financieros aseguraron en diversas ocasiones que se mantenía el crecimiento de estos depósitos, lo que era interpretado como una muestra de confianza en el sistema bancario.

Los 724 millones de dólares retirados entre fines de agosto y principios de este mes equivalen al 2,53% del total (U$S 28.580 millones al 27 de agosto).

Dentro del sector financiero hay reacciones dispares ante este hecho. Por caso, Gustavo Neffa, director de Research for Traders enfatizó en la red social Twitter que al cierre de agosto, los depósitos en dólares en los bancos eran un 1,74% superior a los que existían a fines de julio, y un 16,54% mayor a los de agosto de 2017. “Dejemos de sembrar miedo”, agregó.