El gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, se fue contento este martes de la Casa Rosada tras haber cerrado un préstamo de 3 mil millones de pesos. El mensaje belicoso que había posteado en su tuiter tras el DNU de continuidad de la cuarentena quedó atrás. “Más allá de las diferencias naturales que hay, porque pertenecemos a partidos distintos, Argentina necesita mucho más diálogo”, dijo y ponderó las acciones que lleva adelante el gobierno nacional para enfrentar la pandemia.

Si bien Suárez es el alfil de su antecesor en el cargo, el presidente de la UCR y declarador hostil para con el oficialismo, la directiva de confrontación quedó trunca tras el encuentro que tuvo este martes por la tarde con el jefe de Gabinete Santiago Cafiero, el ministro de Interior Eduardo De Pedro, a la que luego se le sumó el presidente Alberto Fernández.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Sin lugar a duda que ha quedado saldado. Si uno se basa en el diálogo de buena fe, este gobernador y el presidente estamos trabajando para el bien de todos, en esta situación tan conflictiva. Hacemos el mejor esfuerzo sin especulación política para los mendocinos y para todos los argentinos. Más allá de las diferencias naturales que hay porque pertenecemos a partidos distintos, Argentina necesita mucho más diálogo”, dijo Suárez.

Es que el mendocino se había mostrado díscolo tras la disposición de la nueva fase del aislamiento. “Le dije que no acompaño. Mendoza no tiene que estar 14 días con restricciones”, se quejó.

Sin embargo, Alberto Fernández lo convocó para hablar este martes en la Rosada. Allí el mandatario radical suscribió un acuerdo con el Gobierno nacional en el marco del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial (FFDP). El convenio está enmarcado en el programa de Asistencia a las Provincias. Otorga en este caso 3.000 millones de pesos para enfrentar los desequilibrios financieros derivados de la pandemia. El 26 de junio, el gobernador Suárez suscribió con los ministros el mismo acuerdo, por 1.900 millones. Y este martes se fue con el acuerdo sellado, un préstamo que será erogado en tres cuotas.

“Nosotros dijimos que, primero, no es correcto hablar en esos términos de fase uno porque es una terminología que ya no estamos usando. Y que nosotros interpretábamos el decreto de tal manera y que el presidente coincidió con que esa interpretación significaba que las provincias que tenían habilitadas actividades durante el aislamiento anterior podían seguir con esas actividades, que es lo que hemos hecho nosotros”, explicó paciente Suárez a la prensa acreditada en Casa Rosada.

También aclaró que sí se retrocedió con respecto a las reuniones familiares, las celebraciones religiosas y la actividad de los clubes, como lo dispone el decreto presidencial. A su vez relató que la provincia tiene un 80% de camas de terapia intensiva ocupadas y que ese porcentaje sube al 90 en el Gran Mendoza. “Estamos incorporando más camas. Los suministros destinados al sistema sanitario se compran de manera centralizada a través de la Nación. Recibimos 120 respiradores y más insumos”, relató.

Las palabras del presidente del radicalismo y actual diputado, Alfredo Cornejo, quedaron en off side. Ayer lunes, en plena movilización opositora, tuiteó “El gobernador Suárez ha tomado la decisión correcta. Cuidarnos es nuestra responsabilidad. Es falaz la idea de continuar una cuarentena eterna impuesta desde el gobierno nacional”.