El presidente Mauricio Macri eligió el programa de Mariana Fabbiani, transmitido hoy desde la Quinta de Olivos, para impulsar a la jueza Inés Weimberg de Roca como nueva Procuradora General de la Nación, en reemplazo de Alejandra Gils Carbó.

Macri y Weimberg de Roca se conocieron hace unos años en el gimnasio de Ocampo de Barrio Parque, donde compartían el horario de rutina de ejercicios físicos, y a partir de entonces generaron una buena relación.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

A tal punto construyeron un vínculo de respeto mutuo y cordialidad, que en 2013, cuando Macri era Jefe de Gobierno porteño, la propuso como jueza del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, y obligó al bloque del PRO a batallar durante largos meses para que la Legislatura apruebe su pliego.

Ese mismo pliego, donde se destaca la tarea internacional de Weinberg de Roca, deberá ahora ser aprobado por el Congreso. Sin perder tiempo, el senador Miguel Ángel Pichetto afirmó que no podía adelantar su opinión personal al respecto, pero aclaró que “la elección de un Procurador tiene un alto requerimiento y exige los dos tercios de los votos de la Cámara. Por lo tanto, la candidata debe mostrar una solidez muy importante para ocupar ese cargo. Avanzaremos en los plazos reglamentarios y abriremos la etapa de impugnaciones para estudiarlas”, dijo el rionegrino.

El currículum de Inés Weinberg de Roca la presenta como especialista en derecho internacional y en derechos humanos. Entre 2003 y 2008 fue jueza del Tribunal Penal Internacional para Ruanda e integró la Sala de Apelación del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia. En marzo de 2009, la Asamblea General de las Naciones Unidas la eligió jueza del Tribunal de Apelaciones de las Naciones Unidas, del cual fue la primera presidente. En la Argentina, fue jueza de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso, Administrativo y Tributario entre 2009 y 2013, y entre 2000 y 2003; y jueza Nacional de Primera Instancia en lo Civil entre 1993 y 2000.