Después de dejarlo al límite operativo por falta de fondos, el presidente Mauricio Macri elogió al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF). Fue en Vietnam, durante su gira asiática, donde los peritos argentinos trabajaron en la identificación de los mártires en la guerra de independencia que ese país libró hasta mediados de la década del ’70 contra los Estados Unidos.

Macri aludió al EAAF al hablar en el brindis que ofreció en su honor el presidente Phu Trong en el Centro de Convenciones Internacionales de Hanoi. El argentino hizo referencia al equipo científico al remarcar los proyectos de colaboración que une a los países:  “se refleja especialmente en temas de derechos humanos, como es el caso de concluir el rescate e identificación de los mártires de la guerra”, dijo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Las palabras de Macri se produjeron exactamente dos meses después de que su gobierno dejara al Equipo al borde del cese de actividades en el país por falta de financiamiento. Ocurrió el 20 de diciembre pasado cuando el EAAF publicó un comunicado anunciando que suspendía sus actividades porque el Estado no le giró los fondos acordados: 10.100.000 de pesos del «Convenio de Cooperación y Asistencia Financiera» que el Equipo firma anualmente desde 2007 con el Ministerio de Justicia nacional, a través de la Secretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural. Con ese dinero financia gran parte de su tarea.  

También podés leer: El trabajo de cuatro décadas que quedará suspendido 

“El EAAF no podrá continuar con la identificación de los soldados de Malvinas, la búsqueda de desaparecidos de la dictadura y la colaboración en casos de femicidios, trata de personas, desapariciones actuales o causas complejas como AMIA, entre otras actividades”, advirtió entonces Luis Fondebrider, miembro fundador y director ejecutivo del Equipo.

El comunicado encendió las alarmas del gobierno y el Secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, salió a poner paños frios y prometer pagos inmediatos. Al día siguiente se depósito una primera parte del dinero. El convenio había sido firmado por el EAAF en abril de 2018. Pero el pago se realizó el 21 de diciembre, según anunció ese día en un comunicado la cartera de Germán Garavano. Ese texto da cuenta de la lentitud del trámite, porque aclara que Derechos Humanos inició el trámite en agosto y Justicia lo firmó recién el 30 de octubre.

También podés leer: El EAAF nunca fue un buen negocio para Avruj 

La morosidad –al igual que las palabras presidenciales- parecen inscriptas en la lógica macrista del “si pasa, pasa”. Lo real, es que la relación del EAAF con el gobierno nacional vivió en diciembre un momento de crisis, pese a que ese organismo es el que garantizó lo único que Avruj puede mostrar como un logro en materia de Derechos Humanos: la identificación de los soldados sepultados como NN en Malvinas.  

Científicos argentinos en Vietnam

Como ocurre con el proceso de identificación de los soldados, el trabajo del Equipo comenzó mucho antes de la llegada de Macri al sillón de Rivadavia. El inicio se remite al año 2010, cuando en silencio –y aprovechando la buena sintonía comercial del momento entre ambos países: Argentina había triplicado sus exportaciones hacia esas tierras asiáticas- se comenzó a tejer la posibilidad de colaboración para la identificación de los cuerpos de la guerra.

El embajador Alberto Kaminker con el respaldo del canciller Héctor Timerman,fueron fundamentales y en 2011 se firmó un acuerdo en el marco del Fondo Argentino de Cooperación Sur-Sur y Triangular que depende de la Cancillería Argentina.

El acuerdo puso a trabajar al EAAF junto al gobierno de Vietnam para capacitar 60 forenses en Hanoi, en Ho Chi Minh y en argentina con un objetivo específico: “que sean de utilidad para la búsqueda e identificación de restos humanos de los aún más de medio millón de mártires de la guerra contra Estados Unidos que permanecen sin identificar”.