El presidente Alberto Fernández y la vice presidenta Cristina Fernández dieron por cerrada la etapa de beligerancia tras la crisis política del Frente de Todos. Lo hicieron con un anuncio destinado a los pequeños y medianos productores agroindustriales. El escenario fue el ideal: el Museo del Bicentenario, junto a dos miembros nuevos del gabinete, Juan Manzur y Julián Domínguez, en donde se presentó el proyecto de ley del “Régimen de fomento al desarrollo agrobioindustrial”.

A dos semanas de la carta pública en la que cuestionó el rumbo del gobierno tras la derrota de las PASO, y que obligó a rediseñar el gabinete, Cristina se reencontró con el presidente en el Museo. Antes había pasado por la oficina del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, el iniciador de la táctica del renuncismo. Al salir, también volvió a pasar por la “Remisería”, como le dicen al despacho de Wado. Se sacó fotos con periodistas y firmó ejemplares de su libro.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Los únicos oradores del acto fueron Domínguez y Alberto. Es que el artífice del anuncio, y del consecuente encuentro entre los dos integrantes de la cúpula del FdT, fue el flamante ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, quien tiene diálogo directo con la vicepresidenta.

Según pudo saber Tiempo, el ministro tiene el encargo de recuperar el lazo con los productores agrarios nucleados en el Consejo Agrario Argentino. De hecho, al finalizar el encuentro, Domínguez habló con la prensa para recalcar que la discusión sobre los beneficios impositivos para el sector será “de cara a la sociedad”, ya que será debatida en el Congreso.

Este sábado Domínguez visita La Pampa en donde tendrá dos actividades centrales: la reunión con los representantes de la Mesa de Enlace local y recorrida con la candidata a senadora María Luz “Luchy” Alonso, secretaria administrativa del Senado, mujer de confianza de Cristina. Es que la preocupación de la vicepresidenta está puesta en no perder senadores en La Pampa, Santa Fe y Chubut, lo que pondría en riesgo la mayoría que tiene el oficialismo en la Cámara Alta.

En el museo estuvieron presentes el canciller, Santiago Cafiero, el ministro de Economía, Martín Guzmán, su par de Trabajo, Claudio Moroni, y la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont. Se sumaron integrantes del Consejo Económico y Social, como los sindicalistas Hugo Moyano y Ricardo Pignanelli, y representantes de las cámaras empresarias del sector. Los gobernadores, todos oficialistas, estuvieron de manera virtual.


Ahora, mientras la discusión se traslada al Congreso para debatir el proyecto, una nueva etapa se abre en el gobierno, en la que el presidente y la vice comenzaron a mostrar más coincidencias que diferencias.