La Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados avanzó con la firma del dictamen de un proyecto que ya tiene sanción en el Senado y que contó con el apoyo de todos los bloques que participaron de la reunión remota.

En medio de las idas y vuelta respecto a la discusión de cómo serán las elecciones legislativas de este año, los diputados avalaron la iniciativa que apunta a suspender hasta el 31 de diciembre de 2021 la caducidad de los partidos políticos por no haber podido celebrar elecciones internas de renovación de autoridades o bien por no contar con el mínimo de afiliaciones, producto de la pandemia.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Además, el proyecto del Poder Ejecutivo, que fue aprobado en marzo pasado por unanimidad en la Cámara Alta, establece que el dinero no ejecutado en 2020 en materia de capacitaciones que no se pudieron llevar adelante, será reservado para el ejercicio 2021. Y se suspenderán las sanciones por el no desarrollo de esos cursos.

Fue en la Cámara Alta donde se incorporó a la letra chica del texto “exceptuar de esta normativa a aquellos partidos con elecciones internas en trámite, en los términos del artículo 29 de la ley 23.298 de partidos políticos. Estos procesos continuarán hasta su efectiva realización, siempre que los mismos no se vean interrumpidos por nuevas medidas sanitarias excepcionales, que pudieran dejar inconcluso el proceso electoral interno”.

Durante la reunión, el presidente de la comisión, el oficialista Hernán Pérez Araujo, resaltó: “El tiempo es oportuno, atento al proceso electoral que se viene”. Y señaló la importancia de “garantizar la participación de todos los sectores políticos, los grandes y pequeños; y la oferta electoral a la ciudadanía”.

“Estamos ante un proyecto de ley de emergencia. Eso muestra que las emergencias no están por arriba de la Constitución”, señaló el radial Gustavo Menna, vicepresidente de la comisión, quien quiso utilizar el tema como ejemplo, criticando los decretos firmados por el presidente, más allá de que la materia electoral está vedada al Poder Ejecutivo. Por eso se debate la iniciativa en el Parlamento.

Finalmente, desde Consenso Federal, Graciela Camaño manifestó: “No hay objeciones formales y de fondo para realizarle al proyecto”. Y aseguró que la iniciativa “procura ofrecer una solución más que adecuada para el proceso electoral que vamos a atravesar”.El dictamen quedó listo para ser llevado al recinto, aunque aún no hay fecha estimada de cuándo podrá ser la próxima sesión de la Cámara Baja, cuyo pleno se reunió una sola vez en lo que va del año. En el medio se vienen las negociaciones entre oficialismo y oposición de cómo continuará el trabajo parlamentario. El protocolo que habilita las sesiones y la firma de dictamen de manera mixta (presencial y remota) vence mañana 30 de abril. La continuación del trabajo, por estas horas, también dependerá mucho de las nuevas medidas que defina el presidente Alberto Fernández en el próximo DNU por la pandemia.