La elección de hoy definirá también la nueva composición de la Legislatura bonaerense con la que Axel Kicillof deberá gobernar los últimos dos años de su mandato. La Cámara de Diputados renueva 46 bancas y el Senado, 23 lugares.

La principal pulseada se dará en la Cámara Alta que preside la vicegobernadora Verónica Magario. Allí, Juntos por el Cambio posee un bloque de 26 legisladores contra 20 que tiene el Frente de Todos, lo que obliga al Ejecutivo a negociar cada proyecto que impulsa.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La oposición pone en juego 16 bancas de las 26 que posee, producto de la buena performance que logró en 2017, y el Frente de Todos solo siete de las 20. Los lugares que se renuevan son los de 2017, donde el macrismo hizo una buena elección.

El objetivo de Kicillof es revertir la ecuación y recuperar al menos tres bancas que lo dejen en paridad con la oposición. Las PASO mostraron que es una meta ambiciosa. Si se repite el resultado de septiembre, podría sumar alguna banca pero seguirá en minoría en el Senado.

Las secciones que eligen senadores son cuatro: la primera (Conurbano norte y oeste); la cuarta (noroeste), la quinta (costa y este bonaerense) y la séptima (centro de la provincia). En todas, el FdT salió derrotado en las PASO. En las tres del interior, además, la oposición tiene amplio predominio y gobierna los distritos más importantes en volumen electoral como Mar del Plata, Tandil, Junín, Chacabuco, Olavarría y Azul.

Las fichas del gobierno están puestas en la Primera Sección, donde se eligen ocho senadores –hoy cinco pertenecen a JxC– y el FdT apuesta a conseguir cuatro bancas. En las PASO, quedó a solo 2 puntos de ese objetivo.

En la cuarta se votan siete senadores y hay expectativa por obtener tres bancas, es decir, una más que en 2017. En la séptima, la meta es llegar al piso del 33% para ganar uno de los tres senadores en disputa y no repetir el resultado de cuatro años atrás, cuando la oposición se quedó con todo. En las PASO, el oficialismo consiguió el 30% de los votos. La quinta es la más difícil: elige cinco senadores y el reparto se repetiría como hace cuatro años: tres para JxC y dos para el peronismo.

En Diputados, el oficialismo hoy es la primera minoría con 45 bancas y llega al quórum de 47 con aliados. Pone en juego 22 escaños. Juntos, en cambio, tiene un bloque de 38 legisladores y busca renovar 19. Si se repiten los números de las PASO, el gobierno retrocedería dos lugares –aunque seguiría siendo el bloque más numeroso– y la oposición podría sumar hasta cinco, quedando en un escenario casi de paridad. «