De todas las invitaciones que recibió el presidente Alberto Fernández para celebrar el Día de la Industria, eligió concurrir a la que dio un marco más federal. Este jueves fue a en la ciudad chaqueña de Resistencia, a la empresa metalúrgica familiar Palacios Hermanos, que produce estructuras metálicas y aberturas para la industria de la construcción y que, dice, planea duplicar la cantidad de puestos de trabajo para el 2022.

El mandatario no compartirá actividad con el titular de la UIA, Daniel Funes de Rioja, representante de los abogados laboralistas patronales, con pocas terminales directas en las bases de las cámaras industriales, que sí usan los canales de diálogos tendidos desde el Ejecutivo. La opción de participar de la celebración del Día de la Industria en esa provincia junto a empresarios del Norte Grande se enmarca en la seguidilla de actos de campaña tuvo un eje principal para el oficialismo: actos y discursos en fábricas.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Las placas de colores que lanzó el gobierno esta semana, que se comenzaron a difundir tras el acto que tuvo como único orador a Alberto Fernández, repiten la cifra del aumento de la actividad industrial. Según los datos que difundió el Indec fue, respecto del mes de mayo, del 10,5%, y el de la construcción 6,8%.

La campaña difunde que la industria logró sumar 23 mil puestos de trabajo en blanco, 12 meses de crecimiento, un total de 12,8 % por encima del 2019. Se llegó llegar a un 64,9% de la capacidad instalada y, en particular para las pymes, marcar un 17,9% por en encima de 2019.

Es por eso que la actividad de cierre se está pensando para la semana próxima enmarcada en el conurbano, aunque todavía no se sabe en cuál de los distritos. El objetivo es que queden delineados los dos modelos en pugna y señalar que el peronismo se inscribe dentro del desarrollo de la producción nacional.

Según pudo saber Tiempo, la idea de realizar los actos proselitistas dentro de las fábricas fue del propio presidente. Apuesta a mostrar que el paisaje de tierra arrasada que había generado el cierre masivo de pymes industriales en los cordones de los conurbanos se modificó. Y que fue a partir de las políticas de sostenimiento de la actividad que dispuso el Ejecutivo, como el ATP, los Repro y las facilidades impositivas y crediticias.

Sin embargo, al oficialismo le resulta poco cuantificable en términos de rédito político. Es por eso que la campaña oficial está enmarcada en la vacunación, por un lado, y la reactivación económica por el otro.