Rubén, el hijo del testigo desaparecido Jorge Julio López, calificó como una “locura” el fallo de la justicia federal de La Plata que le otorgó el arresto domiciliario el ex Jefe de Investigaciones de la Policía Bonaerense, Miguel Etchecolatz. “No lo termino de entender (el fallo). Es una locura. Espero que la domiciliaria no se haga efectiva” dijo a Télam López al referirse al pedido planteado por la defensa del represor en la causa por la Brigada de San Justo, en la que cumple prisión preventiva.

Sostuvo que “evidentemente se está llegando a lo que Etchecolatz tenía planificado y justo este año que cambió el gobierno parece que los jueces cambiaron el pensamiento”. López consideró que “no se entiende que manden a la casa a este tipo que mató a una cantidad de gente, que violó, que torturó y que robó a Clara Anahí (Mariani)”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Y creo que el común de la gente dice: ‘si a este animal (por Etchecolatz) le dieron la domiciliaria cualquier preso que haya cometido un solo delito puede compararse con él y pedir el mismo beneficio’”, concluyó. 

Jorge Julio López fue secuestrado y estuvo desaparecido por primera vez durante la última dictadura militar, entre 1976 y 1979. Treinta años después, se presentó como testigo en el juicio contra Miguel Etchecolatz en el que fue condenado a reclusión perpetua. Sin embargo, el 18 de septiembre de 2006, López no concurrió a la audiencia de alegatos y desde ese día se encuentra desaparecido.