Todavía envuelto en el escándalo que produjo la salida de Matías Kulfas del gobierno, el presidente se sentó junto a otro de los ministros cuestionados por el kirchnerismo a presentar un proyecto de ley que no sólo servirá para aumentar la recaudación sino que esperan funcione como iniciativa unificadora del Frente de Todos, cuya dirigencia fue este lunes a Casa Rosada a apoyar el nuevo proyecto de ley de captación de la renta inesperada de empresas que se vieron beneficiadas por el aumento de sus mercancías en el mercado global a partir de la guerra en Europa del Este.


Fuentes parlamentarias aseguraron a Tiempo que no será fácil conseguir los votos en Diputados, cámara por la que ingresan los proyectos impositivos y donde el oficialismo depende de las alianzas para poder sancionar. Una de las autoridades parlamentarias que se acercaron hasta Rosada comentaba tras el acto que si bien cuentan con que la oposición tiene una estrategia bloqueadora de todas las iniciativas del gobierno, esperan que la crisis que atraviesa la oposición ayude para sumar algún voto.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Foto: Presidencia

Si bien todavía no ingresó a la cámara, adelantaron que el tratamiento tendrá prioridad y que lo mejor será que sólo pase por la comisión de Presupuesto, ya que no hace falta ninguna otra intervención. Por lo pronto, uno de los diputados con llegada a Alberto y Cristina por igual destacó tras el acto que había concurrido a Rosada los diputados y diputadas que votaron en contra del acuerdo con el Fondo o se abstuvieron. Hasta allí fueron los legisladores del Frente Patria Grande, Itai Hagman, Natalia Zaracho y Fedico Fagioli y sus pares de extracción sindical Hugo Yasky y Sergio Palazzo, todos integrantes de la bancada oficialista. También estuvo presente gran parte del Gabinete, como Eduardo “Wado” de Pedro, Juan Zabaleta, Jaime Perzyc y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, quien este martes recibirá al titular del bloque del FdT, Germán Martínez.

El oficialismo ha logrado sumar a los diputados de Jujuy a algunas de las iniciativas, como la de la ley del impuesto a las grandes fortunas. De hecho, especulaban con que la situación tan tensa y confrontativa dentro de Juntos por el Cambio ayude a que los radicales, no solo de Jujuy sino también de Mendoza y Corrientes, puedan sumarse. Es que los gobernadores temen que el recorte del gasto exigido por el FMI termine en un achicamiento de las partidas que Nación hace a las provincias.


En Casa Rosada se vivía un clima de cambio. Kulfas pasó a saludar a la prensa acreditada, luego de charlar dos horas a solas con el presidente Alberto Fernández en su oficia. Quiso acercarle de manera personal su renuncia, que luego hizo pública en un texto de 14 páginas en el que volvió a defender su posición crítica a la adjudicación de la licitación del gasoducto Néstor Kirchner a Techint. Luego, también pasó a saludar a Vilma Ibarra, la secretaria Legal y Técnica.


Minutos después, el presidente ingresaba al Museo del Bicentenario junto a Guzmán para anunciar el envío de la ley que intentará gravar a las empresas que facturen más de 1000 millones de pesos al año y que en 2022 esa facturación y que tengan un margen de ganancia mayor al 10% y un aumento con respecto del año pasado de un 20%. Será una sobre alícuota del Impuesto a las Ganancias de un 15% que ya se está empezando a implementar en países como Italia, con una alícuota del 10% y del 25% en el Reino Unido.


Por lo pronto, el remolino ya había pasado. Kulfas se había ido caminando. Daniel Scioli todavía sigue en Brasil, y recién llegará a Buenos Aires después del regreso de Alberto del viaje a Estados Unidos. Si bien se abre una nueva etapa en Desarrollo. Resta saber si Techint traerá la línea de producción de caños al país, tal como pidió Cristina Fernández en Tecnópolis este viernes.