Con el Congreso blindado, vallas, fuerzas de seguridad y carros hidrantes rodean el edificio y la zona, la Cámara de Diputados trata este jueves uno de los proyectos que más rechazo y tensión social genera: el recorte de los aumentos jubilatorios y asignaciones sociales.

La sesión fue convocada para las 14 y el oficialismo necesita 129 votos para obtener quórum. Con 107 votos asegurados del bloque de Cambiemos, desde el miércoles se incrementó la presión a los gobernadores que firmaron el pacto fiscal y al bloque de Argentina Federal para garantizar los 22 legisladores que le faltan.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Desde el oficialismo confían en juntar esos votos, que le garantizarían además un resultado favorable en la aprobación del proyecto, aunque las escenas de agresión a diputados opositores por parte de Gendarmería para impedir una movilización al Congreso y el llamado a movilización y paro de la CGT amenazan con restarle apoyos clave.

Para evitar la sangría, el gobierno apuró el miércoles la convocatoria a la sesión especial de este jueves, luego de una escandalosa reunión de Comisión en la que Cambiemos logró el dictamen de mayoría entre gritos, empujones y chicanas.

¿En qué consiste el proyecto?

El eje de la iniciativa de Cambiemos reforma la fórmula de ajuste de los haberes jubilatorios, para pasar a actualizarse 70% por la tasa de inflación y 30% de la variación del salario promedio. Esto significará que en marzo del año próximo, en vez de un aumento del 12% que tendrían los jubilados si continuara el actual sistema, pasaría al 5,7%.

El mismo efecto tendrá la reforma sobre pensionados, pensiones no contributivas, asignaciones familiares y Asignación Universal por Hijo.