El gobierno nacional efectivizó esta semana la compra de cinco aviones Super-Etendard a Francia por 12,5 millones de euros. La compra se había acordado en noviembre de 2017 para ser utilizados durante la cumbre de presidentes del G20 que se realiza este año en el país. Sin embargo, las aeronaves recién llegarían al país en dos meses y deberán realizarse trabajos de reparación por 5 millones de dólares y estarían listos para utilizarse recién a mediados del año 2019.

En noviembre de 2017, el Ministerio de Defensa a cargo del radical Oscar Aguad había confirmado a la agencia Télam que los aviones llegarían desarmados en contenedores con los repuestos y antes del fin de año pasado y que estarían listos para la cumbre. La realidad fue otra y cuando se realizó la operación el euro costaba $ 20,65 mientras que esta semana la moneda europea costaba 37,60 (este jueves la cotización superaba los 44 pesos).

Funcionarios gubernamentales consultados por el portal Infobae calificaron de “despropósito” el desembolso realizado en medio del fuerte ajuste que se está llevando a cabo y frente a las metas a las que el gobierno se comprometió el gobierno con el FMI. A pesar que la suma no es de gran relevancia, la decisión no ha sido tomada como un buen gesto dentro del propio gobierno nacional que hubieran preferido ubicar ese dinero en otras áreas.

Los aviones Super-Etendard fueron retirados de servicio de manera oficial en Francia el 12 de julio de 2016 luego de 38 años. La Argentina es el único país en el mundo que mantiene activos a estos aviones que fueron adquiridos por la Armada. La versión original de este modelo fue utilizada durante la Guerra de Malvinas.