Para recuperar contenidos, el gobierno de Axel Kicillof dispondrá el dictado de clases y talleres los días sábados y a contraturno en las escuelas bonaerenses a lo largo de la segunda mitad del año. Será sólo para los estudiantes que necesiten reforzar el aprendizaje.

La medida fue adelantada por la directora general de Cultura y Educación bonaerense, Agustina Vila, quien explicó que se trata de una modalidad que alcanzará a los alumnos que deban recuperar contenidos o reforzar saberes que quedaron interrumpidos durante la pandemia y recordó que ya se implementó en febrero de este año. El anuncio llegará en los próximos días.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

“Es un proceso que se dará en este segundo semestre, que tiene que ver con seguir intensificando las instancias de aprendizaje a contraturno y los sábados”, adelantó Vila en declaraciones a Radio Provincia. Y agregó que el objetivo es “que todos los chicos y chicas tengan la posibilidad de afianzar su trayectoria”.

La ministra explicó que están terminando de cerrar los detalles del anuncio, pero remarcó que las “clases de refuerzo” serán similares a las que se dictaron en febrero, marzo, y hasta parte de abril de este año, a aquellos estudiantes que habían perdido el vínculo con la escuela durante la cuarentena o que, aunque lo habían mantenido, necesitaban recuperar contenidos. En 2020 la cartera educativa implementó el programa Acompañamiento de Trayectorias y Revinculación (ATR) por el que los docentes fueron a buscar casa por casa a los alumnos que se habían desvinculado de la escuela y luego continuó con las actividades en el verano.

El Consejo Federal de Educación resolvió el año pasado aprobar un “currículum prioritario” con los contenidos que no pueden faltar en la escolaridad de los alumnos de cada nivel educativo. Y que son indispensables para acreditar y promocionar al año siguiente. En ese momento también definió tomar a los ciclos lectivos 2020 y 2021 como una única unidad pedagógica.

En su último reunión, el 20 de julio, el Consejo -que reúne a todos los ministros de Educación del país- resolvió que los estudiantes de todos los niveles deberán aprobar el 70% de los contenidos priorizados” para pasar de año o grado y definió además instancias de intensificación de la enseñanza con seguimiento personalizado. El plan de la provincia está en esta línea.

Vila consideró que las clases a contraturno y los sábados, así como otras instancias de evaluación en febrero y marzo, permitirán “cotejar quiénes están en condiciones de promocionar y quiénes requieren seguir siendo acompañados”. Y descartó por el momento que evalúen extender el calendario escolar.

Tras el receso de invierno, ayer lunes volvieron las clases presenciales a los 135 municipios de la provincia. Las escuelas fueron habilitadas para dictar la jornada completa, es decir, que no tienen más el tope de 4 horas que rigió en la primera parte del año. A diferencia de la Ciudad Autónoma, el protocolo sigue igual y las clases se dictan con el sistema bimodal, con burbujas, tapabocas, distancia de 1,5 metros entre los pupitres e ingresos escalonados a la escuela.