El presidente Alberto Fernández reiteró hoy su “enorme preocupación” ante las denuncias de presunto espionaje en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante el gobierno de Mauricio Macri y anticipó que designará a un funcionario a cargo de la subsecretaría de Asuntos Penitenciarios que “tendrá el rol de intervención del Servicio Penitenciario Federal”.

“Espero que la Justicia haga lo que tiene que hacer con las denuncias de espionaje”, dijo Fernández en declaraciones a Radio10 y, en relación al Servicio Penitenciario Federal, anticipó: “Vamos a ocuparnos de intervenirlo y de ciertas cosas que nunca más quiero que ocurran”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Contó también que estuvo reunido con la persona elegida para ese cargo, aunque no reveló su nombre: “Es alguien que conozco desde mis 20 años; una persona impoluta en la Justicia”.

El mandatario se refirió al espionaje que realizó el Servicio Penitenciario Federal sobre ex funcionarios y empresarios detenidos en el penal de Ezeiza y que saltó a la luz a partir de la investigación del juez federal  de Lomas de Zamora, Federico  Villena. “He ido a Ezeiza muchas veces y seguramente he sido escuchado”, reconoció.

En ese sentido, se refirió además al estado de las cárceles y aseguró: “No quiero que las cárceles sigan funcionando como ahora”

“Aprendí de (Esteban) Righi que el siempre decía que a un gobierno se lo juzga por sus cárceles, porque según se trate a los presos es un gobierno que se preocupa o no por la gente.

Para mí eso es una obsesión”, aseguró.

La intervención del Servicio Penitenciario Federal, que depende del Ministerio de Justicia, se da en un marco complejo. El director nacional Emiliano Blanco presentó la renuncia en abril luego del conflicto en el penal de Devoto por los contagios de coronavirus, aunque aún no fue confirmada por la ministra Marcela Losardo.

Luego de esa situación, que se encauzó a partir de mesas de diálogo con los presos que llevó adelante el viceministro de Justicia Juan Martín Mena con organizaciones sociales y autoridades judiciales, las oficinas del Servicio Penitenciario fueron allanadas en el marco de la causa por espionaje ilegal que investiga Villena.

Puntualmente, la investigación  apuntó al área de inteligencia del SPF, a cargo del también renunciado Cristian Surano.