El Gobierno Argentino solicitó a las autoridades en ejercicio del poder en Bolivia velar por la seguridad e integridad física de los medios argentinos presentes en territorio boliviano, que trabajan en la cobertura de los sucesos posteriores al golpe de Estado que derrocó a Evo Morales.

Por otro lado, el Consulado General de Argentina en La Paz ya tomó contacto con los periodistas argentinos a raíz de las situaciones de violencia a las que fueron sometidos en estas últimas horas y se continuará en seguimiento de la situación para asegurar la defensa de la libertad de prensa y la asistencia a los ciudadanos argentinos.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Horas antes, la ministra de Comunicación del gobierno de facto de Bolivia, Roxana Lizárraga, había anunciado que «se aplicará la ley contra aquellos periodistas o pseudoperiodistas que estén haciendo sedición», ya sean nacionales o extranjeros.

En tono amenazante, la funcionaria llamó a realizar un «periodismo de honestidad» y a evitar la «convulsión social buscada por Evo Morales, la embajada de Cuba y Venezuela, que quieren ponernos de rodillas».