El ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunió 45 minutos con el Papa Francisco en el Vaticano como parte de su visita a Roma, donde luego se encontrará con su par italiano Daniele Franco, en una nueva etapa de la gira europea que inició el fin de semana para conseguir apoyos de cara a la reestructuración de la deuda.

Guzmán se reunió este miércoles a solas con el Pontífice durante casi una hora en la Biblioteca Privada del segundo piso del Palacio Apostólico, informaron fuentes vaticanas a Télam.

Durante la reunión, el ministro y el Pontífice abordaron la situación de la deuda que debe afrontar el país con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y con el Club de París, en medio de fuertes pedidos del Papa para que los organismos internacionales avancen en una “reducción significativa de la deuda” de los países más empobrecidos.

Guzmán llegó a Roma a última hora del martes acompañado por el director ante el FMI por la Argentina y el Cono Sur, Sergio Chodos, y la jefa de gabinete del Ministerio de Economía, Melina Mallamace, luego de su paso por Berlín y antes de continuar la gira por Madrid y París.

La agenda de Guzmán en la capital italiana se inició a las 9 locales (4 de la Argentina) con una reunión con el presidente de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales (PACS), el economista italiano Stefano Zamagni, de la que también participó el obispo argentino Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la institución.

La reunión, considerada por las fuentes vaticanas como un “gesto importante” de la Santa Sede para escuchar en boca de Guzmán la posición argentina sobre la deuda, fue en la Casina Pio IV, dentro de los jardines del Vaticano y el mismo edificio en el que el ministro expuso el 5 de febrero de 2020 junto con la titular del FMI, Kristalina Georgieva, en un evento en el que también participó el Papa.

Uno de los miembros ordinarios de la PACS, designado en junio pasado por Francisco, es el actual premier italiano, Mario Draghi, expresidente del Banco Central Europeo y figura de peso en el mapa político del Viejo Continente.

En otro gesto de la Santa Sede hacia Guzmán, el ministro y su comitiva pudieron recorrer la Capilla Sixtina, la obra cumbre de Miguel Ángel en la que se realizó el cónclave que eligió a Francisco como Papa, pese a que los museos vaticanos se encuentran cerrados al público hasta el 3 de mayo.

Tras las reuniones con Zamagni y con Francisco, Guzmán encabezó un encuentro en la embajada argentina ante Italia con empresas italianas radicadas en nuestro país que organizó el embajador Roberto Carlés.

En el encuentro, con Carlés y Guzmán a la cabecera de la mesa, participaron empresas de primera línea como ENEL, Eni, Ghella, Leonardo, Ferrovie dello Stato y Sace, entre otras.

Durante el encuentro, el titular del Palacio de Hacienda describió la situación económica argentina en el marco de la pandemia, y resaltó las políticas públicas para cuidar a los sectores más vulnerables y el capital organizacional de las empresas.

“Estas políticas permitieron que el PBI haya caído menos de lo que decían las proyecciones internacionales, y que la recuperación se esté dando de una manera más rápida”, sostuvo Guzmán.

En relación con los controles de capital, el ministro explicó que “la Argentina busca regulaciones macroprudenciales basadas en un esquema que aliente la inversión real y desaliente las conductas especulativas de corto plazo que tanto mal le hicieron a la Argentina desde 2018”.

En este sentido, Guzmán aclaró que “este objetivo lleva tiempo, y para eso necesitamos fortalecer las exportaciones y las reservas de nuestro país, pero se van dando pasos importantes en esa línea, como el decreto de grandes inversiones que implica flexibilidades”.

Tras la reunión con empresas, Guzmán mantiene una bilateral con su par italiano en la sede del Ministerio de Economía del país europeo.