Tras la polémica por el aumento del 40% de los sueldos, acordado por las autoridades del Congreso Nacional con los gremios legislativos, y que se trasladó a los diputados y senadores, en el Parlamento buscan transparentar el régimen salarial en los tres poderes del Estado por haber sido los únicos cuestionados. Sin grietas, oficialistas y opositores acordaron pedir información sobre el tema a la Oficina de Presupuesto del Congreso y a la Auditoría General de la Nación. 

El reclamo surgió en la reunión bicameral revisora de cuentas que se reunió el martes.  El diputado del PRO Álvaro González anunció el envió de un pedido de análisis a la Oficina de Presupuesto del Congreso sobre los sueldos del sector público en todas sus dimensiones: Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial. También solicitó tener a consideración las empresas públicas, los entes descentralizados, los bancos oficiales y cualquier otro organismo que tenga un nivel de dependencia el Estado. 

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

La nota a la que pudo acceder Tiempo fue dirigida ayer a Marcos Makón, titular de la OPC. Y se pidió la información completa y detallada de las escalas salariales de todos los escalafones que componen la administración pública en los tres poderes del Estado.   

“Hemos aprobado pliegos de jueces, embajadores y ganamos menos que los pliegos que estamos aprobando”, dijo en el encuentro José Mayans, presidente del bloque del Frente de Todos en el Senado. 

El cordobés Carlos Caserio dijo estar de acuerdo con el diputado del PRO y el oficialista de por la provincia de Chubut Mario País manifestó: “Una de las tareas pendientes que tiene la AGN es coordinar la auditoria del Poder Judicial de la Nación, con las especificaciones que prevé la Ley de Administración Financiera y la propia Constitución. El sector nacional tiene que estar controlado todo. No puede haber sectores no controlados. Hasta el propio Congreso tiene controles por parte de la misma AGN y por supuesto el Poder Ejecutivo. Pero tiene que recaer sobre todos los poderes del Estado, las empresas del Estado y todos aquellos que operen con fondos públicos”. 

Cuánto ganan los legisladores en relación a otros países 

El Congreso suele ser la caja de resonancia y por eso la lupa está puesta en ambas cámaras, situación que no sucede en otros poderes del Estado, sobre todo el Judicial. Después de asumir la presidencia del Senado, Cristina Fernández, y en Diputados, Sergio Massa, decidieron congelar los sueldos de los trabajadores parlamentarios en el marco de la pandemia. El pasado 2 de junio, tras una reunión en la que participaron junto a los representantes de APL, ATE UPCE, se acordó una actualización salarial del 40% en cuatro remos a pagarse en los meses de julio, agosto, septiembre y octubre. Acuerdo, muy similar, al que alcanzó el gremio de Andrés Rodríguez para los trabajadores públicos de la administración nacional, aunque el porcentaje fue del 35%. 

Tras conocerse la noticia, la diputada nacional Fernanda Vallejos, representante de la provincia de Buenos Aires e integrante del bloque FdT posteó en su Twitter que “los diputados argentinos tenemos el salario más bajo (mucho más) de toda la región. Casi que da vergüenza”.

Aunque la frase desató una ola de comentarios a favor y en contra, un informe formulado por la fundación Directorio Legislativo corroboró que senadores y diputados del país perciben la remuneración más baja de Sudamérica. El análisis de la situación con otros países toma al dólar como medida de comparación. Indica que los diputados en Argentina cobran unos 2.511 dólares y en Bolivia, por ejemplo, 3.283 dólares. Ni que hablar si se los compara con los de Brasil U$S 6.686 o Chile U$S 9.726. 

Respecto a los senadores, en nuestro país, la remuneración que perciben es de 2.742 dólares frente a 3.283 en Bolivia, 6.686 en Brasil o 9.726 de Chile.