Comenzó con todo la carrera peronista por la gobernación bonaerense. Varios de los posibles candidatos y candidatas del panperonismo, entre los que se cuentan intendentes y legisladores,  salieron a caminar la Provincia, mostrarse y jugar sus cartas bajo la premisa de buscar la unidad. Sin embargo, no descartan una PASO donde, en caso de producirse, el PJ bonaerense deberá garantizar reglas de juego equitativas, transparentes y, a la vez, evitar que se produzcan cruces demasiado fuertes que dañen la competitividad del espacio.

Según supo Tiempo, en gran parte del peronismo bonaerense quedó muy presente el recuerdo y las lecciones que dejó la durísima interna entre Aníbal Fernández y Julián Domínguez por la candidatura a gobernador, en 2015, y, por ese motivo, hay coincidencia en que unas “PASO virulentas” podrían dejar heridas electorales y políticas difíciles de cauterizar en el mediano plazo.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

En esta etapa, donde las negociaciones se intensifican, sin embargo, no se descartan unas PASO. De hecho, el presidente del PJ bonaerense, el jefe comunal de Esteban Echeverría, Fernando Gray, sostuvo que “tranquilamente” podría haber internas entre tres de los posibles candidatos que cuentan con más respaldos que los demás. Son los jefes comunales Verónica Magario (La Matanza), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora) y el diputado y exministro de Economía nacional Axel Kicillof. “En caso de que haya una interna tienen que ser lo más ordenadas posible, sin agresiones”, advirtió Gray en declaraciones radiales. “Estamos en campaña permanente y listos para lanzar las candidaturas. En 30 días tendremos una definición sobre las candidaturas”, arriesgó.

Los jefes comunales, se sabe, quieren que la postulación quede a cargo de un intendente o intendenta. Por el lado de los matanceros, tanto Magario como el diputado nacional Fernando Espinoza afirman que La Matanza “tiene dos posibles candidatos” para la gobernación. El viernes pasado visitaron Ensenada con el jefe comunal local, Mario Secco, como anfitrión. Mientras tanto, ese mismo día, el intendente lomense Martín Insaurralde llegó a Pilar, recibido por el concejal Federico de Achával, del Frente Pilarense. Los respaldos de los intendentes peronistas bonaerenses, por ahora, se muestran repartidos entre Magario e Insaurralde. 

Kicillof, acaso el más supeditado a las decisiones que tome Cristina Fernández de Kirchner, en torno a candidaturas nacionales y provinciales, continúa con sus recorridas bonaerenses y se reunió en Laprida con el alcalde local Alfredo Fisher, también el viernes.

Sin tantos respaldos recibidos como Magario, Insaurralde y Kicillof, el senador provincial Sergio Berni lanzó formalmente su postulación  en el Club Atlético Social Buenos Aires, en San Nicolás de los Arroyos, bajo el slogan “Berni Puede”. Y uno de los primeros intendentes en manifestar sus intenciones de ir por el sillón que hoy ocupa María Eugenia Vidal, el alcalde Francisco “Paco” Durañona, de San Antonio de Areco, recorrió la cooperativa láctea Nuevo Amanecer, en Tandil, en una de sus últimas actividades.

Pero la mayoría conoce los riesgos que puede entrañar ir a las PASO. Una fuente muy cercana a las negociaciones confió a Tiempo: “Una primaria en la provincia de Buenos Aires sería un grave error político y nadie lo quiere cometer. Todos quieren llegar a un acuerdo. Unas PASO sería regalar la elección. Independientemente de que discutan y  peleen, van a terminar arreglando”. 

Por ahora, el juego continúa y nadie quiere quedarse fuera.   «

30 DÍAS

El intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, presidente del PJ bonaerense, sostuvo que dentro de un mes se definirá quién será el candidato a gobernador o si finalmente hay una primaria.