El presidente Alberto Fernández consideró este viernes que el exjefe de la cartera de Desarrollo Productivo Matías Kulfas fue «un gran ministro que cometió un error», en alusión al «off the record» que difundió el funcionario sobre la licitación del gasoducto Néstor Kirchner y que determinó su salida del Gobierno.

En una conferencia de prensa ofrecida en el Hotel Marriot a los periodistas argentinos que cubren la IX Cumbre de las Américas, en la ciudad estadounidense de Los Ángeles, Fernández destacó el hecho de que Kulfas fuera hoy a los tribunales federales de Comodoro Py a declarar «como testigo».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Matías es un gran ministro que cometió un error y un error que yo no lo soporto, que en off se hable mal de otro. Es más, reniego de los que hablan en off, debo confesar. Es mejor hablar francamente», advirtió el jefe de Estado.

En su declaración de hoy ante la justicia, Kulfas sostuvo que no le consta ningún delito en el llamado a licitación para la construcción del gasoducto Néstor Kirchner en el yacimiento Vaca Muerta y que sus dichos formaron parte de «discrepancias y discusiones políticas».

Al inicio de su declaración ante el juez federal Daniel Rafecas y el fiscal del caso Carlos Stornelli, el exfuncionario declaró bajo juramento de decir verdad que «no» tuvo «conocimiento de ningún delito» en relación al gasoducto, según reconstruyeron fuentes judiciales presentes en el trámite que se extendió por dos horas.

«Si hubiera conocido un hecho delictivo hubiera ido a la Justicia», fue una de las primeras frases que dijo ante los funcionarios judiciales en la declaración testimonial que se concretó esta mañana en el despacho de Rafecas, en el tercer piso de Comodoro Py 2002.

Además Kulfas admitió que fue quien redactó los párrafos de un informe en «off the record» que luego distribuyó su encargada de prensa, pero aseguró que no lo hizo con intención de que se volviera masivo, según explicaron las fuentes.

Las expresiones que pronunció antes de dejar el cargo tanto en «off de record» como en público «no fueron más que discrepancias y discusiones políticas y de políticas públicas», ante lo que consideró un «ataque injustificado» hacia su ministerio «de parte de la vicepresidenta» Cristina Fernández de Kirchner, agregó además.

En cuanto a sus cuestionamientos en ese off a la adjudicación de la parte de la obra vinculada a las tuberías a la empresa Techint, dijo ahora ante el juez y el fiscal que en ese texto hubo «errores» producto del «apuro» por salir a responder.

«La adjudicación a Techint está justificada en la premura por contar cuanto antes con la obra terminada» con miras al «autoabastecimiento de gas y su exportación», reiteró.

Y aclaró que cuando se refirió a que empresas nacionales podrían hacerse cargo, quiso expresar a que eso era posible «a futuro» en base a una visita que había hecho a una fábrica de laminados en la cual le habían dicho que estarían en condiciones de proveer tuberías, pero «en un futuro no cercano».

En varios tramos de su declaración, Kulfas enfatizó que entendía que la obra es «impostergable», precisaron las fuentes.