Después de que la semana pasada se conociera que un operador de Odebrecht le había transferido casi 600 mil dólares a Gustavo Arribas, titular de la Agencia Federal de Inteligencia, a Mauricio Macri le tocó opinar al respecto y eligió defender a su amigo. “Es un cuento que parecía muy atractivo pero no entiendo dónde está el tema”, dijo el presidente en su primera conferencia de prensa del año.

“No entiendo cómo se relaciona Arribas con Odebrecht y mucho menos cómo se relaciona con Meirelles (operador condenado por el Lava Jato) y el soterramiento del Sarmiento”, siguió Macri, quien repitió las explicaciones que dio el jefe de los espías, quien sostiene que sólo recibió 70 mil dólares por la venta de un inmueble en San Pablo, Brasil, donde vivía y trabajaba antes de regresar al país para hacerse cargo de la AFI, el año pasado. “Es muy claro que acá lo que manifiesta Arribas es que vendió un departamento y que un señor que le pagó un saldo del precio usó un cambista importante, que tiene miles de clientes, entre los que está Odebrecht”, explicó antes de intentar achacarle el escándalo al calendario: “En una época del año en la que todos estos actores están fuera del habitat porque están de vacaciones. Fue todo eso y tuvo la coincidencia de que el cambista tenía entre sus clientes a Arribas y a Odebrecht”.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Otro amigo defendido

Arribas no fue el único cercano al presidente que se ganó su defensa en la conferencia de este martes. El empresario británico Jow Lewis resiste una pueblada en El Bolsón por el supuesto uso ilegal de terrenos y por impedir el acceso a Lago Escondido y el presidente, quien suele vacacionar en sus campos, lo desligó de todo. “Dado que lo conozco de años, que soy amigo y que no tengo vínculos comerciales, averigüé que no tiene nada que ver con el Proyecto Laderas (el emprendimiento que intenta usar de forma ilegal terrenos para su uso comercial). Estoy seguro de que no tiene nada que ver con Joe Lewis”, dijo y enseguida respondió por la situación de Lago Escondido y volvió a decir que no entiende cuál es el problema, pero sin dar una respuesta clara: “El lago tienen un mejor acceso del que tenía que antes que Lewis compre esa propiedad. Él compró a dueños privados un campo, lo desarrolló, le dio trabajo a un montón de gente. Pero no entiendo esa sistemática búsqueda de agredirlo. No nos pide nada, desarrolla ese campo, da trabajo, va a aportar a producción de energía renovable, no contaminante”.

También podés leer: