Alberto Fernández encabezó en el partido bonaerense de Pilar la puesta en marcha de una planta para la elaboración de vacunas y productos biotecnológicos en los Laboratorios Richmond, el mismo que produce en nuestro país la vacuna Sputnik V. Lo llamativo fue que Alberto Fernández no hizo ninguna referencia a la virulenta suba de casos de Covid que se está registrando en nuestro país en estos días.

En su discurso, el presidente prefirió ponderar a los empresarios que “arriesgan capital para que la Argentina entre al mundo” y manifestó además que está «convencido» de que la «riqueza de las naciones pasa hoy por el desarrollo del conocimiento, la educación y la ciencia y tecnología».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

«Las sociedades son ricas por eso», planteó Fernández y recordó que, a la hora de asumir su gobierno, en diciembre de 2019, «no existía ni el Ministerio de Salud, ni el de Ciencia y Tecnología, ni el de Trabajo, seguramente porque quienes gobernaban pensaban que era un tema secundario», en referencia a la administración del expresidente Mauricio Macri.

«Algunos creyeron que nuestro destino era ser el granero del mundo, después se sofisticaron y hasta hace poco nos decían que íbamos a ser el supermercado del mundo», analizó el mandatario y añadió: «Celebro que podamos ser parte de los que compiten con esta tecnología en el mundo». También puso en valor la «perfecta combinación» entre empresarios que arriesgan, científicos que investigan, trabajadores que se suman al proceso productivo y el Estado que ayuda, acompañando y facilitando en la medida de sus competencias para que todo esto sea realidad.

Fernández también resaltó esta clase de iniciativas que, dijo, permitirán además que «todos» los argentinos «puedan acceder a precios razonables a la medicación que necesitan. Como sobrevivientes de una pandemia, tenemos un deber ético que es la construcción de otro mundo, un mundo más equilibrado. Eso no puede ser sólo un sueño, se puede hacer y debemos hacerlo porque tenemos el deber ético».

El mandatario contó que el Laboratorio Richmond además «produce medicamentos para combatir una enfermedad horrible como el cáncer» y remarcó que «es impactante como la mente humana es capaz de desarrollar todo eso».

El jefe de estado prometió regresar en octubre próximo «a inaugurar la planta más grande de Latinoamérica de producción de vacunas» y auguró que «un éxito para ustedes lo será para la Argentina». Y finalizó con una frase de San Agustín que mencionaba varias veces Antonio Cafiero y que refería que «el que sueña solo, solo sueña y el que sueña con otros, hace la historia», y agregó: «Hagamos historia todos nosotros, no el sueño individual sino el de todos».