El presidente Alberto Fernández participó este lunes por la mañana de la LIX Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y Estados Asociados, que nuevamente se desarrolló de manera virtual a causa de la pandemia del COVID-19.

Fernández brindó su discurso luego de las exposiciones de los presidentes de la República Federativa de Brasil, Jair Bolsonaro; de Paraguay, Mario Abdo Benítez; y de la República Oriental del Uruguay, Luis Lacalle Pou. Ahí dispuso de 10 minutos para exponer.

Durante su alocución, el presidente Fernández sostuvo que «no hay futuro para países ermitaños que se encierren en sí mismos o emprendan aventuras en soledad». Desde la Residencia de Olivos, el mandatario argentino dijo además: «Vivimos el desarrollo de otros países como nuestro propio desarrollo. El crecimiento de uno ha favorecido el del resto».

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

También sostuvo que «ninguno de los países puede solo» y llamó a «discutir a fondo con lealtad y franqueza cómo seguir asociándonos en materia de infraestructura, conectividad, energía e inteligencia comercial». En su mensaje virtual, el Presidente argentino convocó a sus socios del bloque a «debatir sin miedo» y superar así «los signos políticos distintos, o las diferencias ideológicas».

Finalmente, Fernández dijo que el Mercosur «debe priorizar la integración dinámica y competitiva en las cadenas regionales de valor» y aseveró que el bloque es «el proyecto de integración regional más importante para la Argentina».

Más tarde, está previsto que se lleve a cabo la ceremonia de traspaso de mando a la República de Paraguay que estará a cargo del bloque por los próximos seis meses, luego de lo cual los Jefes de Estado suscribirán los documentos consensuados.