El presidente Alberto Fernández participó este lunes por la mañana de la LIX Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y Estados Asociados, que nuevamente se desarrolló de manera virtual a causa de la pandemia del COVID-19.

Fernández brindó su discurso luego de las exposiciones de los presidentes de la República Federativa de Brasil, Jair Bolsonaro; de Paraguay, Mario Abdo Benítez; y de la República Oriental del Uruguay, Luis Lacalle Pou. Ahí dispuso de 10 minutos para exponer.

Sumate y apoyá el periodismo autogestivo

ASOCIATE

Durante su alocución, el presidente Fernández sostuvo que «no hay futuro para países ermitaños que se encierren en sí mismos o emprendan aventuras en soledad». Desde la Residencia de Olivos, el mandatario argentino dijo además: «Vivimos el desarrollo de otros países como nuestro propio desarrollo. El crecimiento de uno ha favorecido el del resto».

También sostuvo que «ninguno de los países puede solo» y llamó a «discutir a fondo con lealtad y franqueza cómo seguir asociándonos en materia de infraestructura, conectividad, energía e inteligencia comercial». En su mensaje virtual, el Presidente argentino convocó a sus socios del bloque a «debatir sin miedo» y superar así «los signos políticos distintos, o las diferencias ideológicas».

Finalmente, Fernández dijo que el Mercosur «debe priorizar la integración dinámica y competitiva en las cadenas regionales de valor» y aseveró que el bloque es «el proyecto de integración regional más importante para la Argentina».

Más tarde, está previsto que se lleve a cabo la ceremonia de traspaso de mando a la República de Paraguay que estará a cargo del bloque por los próximos seis meses, luego de lo cual los Jefes de Estado suscribirán los documentos consensuados.